Choque cultural

Desde el sábado tengo una gota perpetua en la nariz. Y los pies que estoy a punto de perderlos, de lo frío que los tengo. Y encima M. va y me dice que viene de la playa ¡no tiene piedad con un pobre emigrante! La gente ha sacado los chaquetones y la ropa de invierno como si la tuviera muy a mano…que digo yo que la tendrán, sobre todo por lo chicos que son los pisos. No como nosotros, que tenemos que dedicar uno o dos días para hacer el cambio de ropa de los roperos.
Pero bueno, a lo que iba, que esto del frío ya lo sabíamos. Resulta que ayer Z. y yo fuimos a ver un piso (en realidad una “solución habitacional” de las que le gustan a la ex-ministra Trujillo), quedamos con la señora en la puerta del Tesco que está al lado del edificio. Y es el último edificio de la ciudad, después de él, todo campo… S. hacía de intérprete, nunca se lo agradeceré bastante, porque yo no me enteraba de nada. Al entrar en el mini-piso veo que la señora se quita los zapatos y que Z. empieza a quitarse la hebilla de uno de los suyos, y le digo ¿nos tenemos que quitar los zapatos? Ella dice algo, pero no la entiendo porque está hablando checo con la señora. Y veo que Z. no para de desabrocharse las hebillas… y le digo ¿pero de verdad nos tenemos que quedar descalzos? Pues sí, Isidro, es lo normal en la R. Checa y en Eslovaquia (ella es eslovaca). Puse la cara propia de la situación, es decir, como si no pasara nada, y me quito mis zapatos…menos mal que llevaba calcetines decentes, porque eso no lo tenía previsto. El caso es que algo de eso había leído en la estupendo libro de “checo para el viajero” que me regaló M., pero creía que eran leyendas para turistas. Pues no, doy fé de que esa costumbre sigue muy muy viva. ¡Me tendré que comprar algunos calcetines de fantasía!
El caso es que el apartamento está muy bien. Nuevo, espacioso (todo lo espacioso que puede ser una habitación con una cocina), luminoso y con un balcón-terraza. Aunque sea el último piso de Brno, me lo voy a quedar. Es algo caro, pero creo que merece la pena. M. ya tenemos “nidito de amor” jejejej

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inclasificable. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Choque cultural

  1. Zeltia dijo:

    jolín, ya debía de ser bonito, porque te quedaste con el primero que te ofrecieron "aunque fuera el último piso de la ciudad y luego todo campo"aunque en tu situación supongo que yo tb hubiera hecho lo mismo. además lo del balconcito terraza será un puntazo…Yo también viví en sitios verdaderamente pequeños.lo bueno que tienen es que te sientes pronto arropado, no sientes que vives en una casa vacía, y otro punto es que se limpian rápidolo malo que no te cabe nada y se desordenan enseguida. y cuando tienes visitas tienes que rozarte con todo el mundo para moverte. (claro eso, según con quien, puede ser una ventaja):-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s