Lecturas

¡Qué tristeza! Resulta que en mi mesa de centro, lo único que hay es el catálogo de Ikea (otra vez Ikea) en checo. Ni un periódico ni una revista en cristiano. Como ya no voy a desayunar, no tengo el “Magazine”. Y no voy porque no quiera, no. Es que aquí la gente no sale a desayunar fuera. O eso me dijo Z. cuando le conté que no podía tomarme un café hasta las 12 del mediodía. Ella, claro, se echó a reir. No esperaba encontrar tostadas, pero un café con algo de bollería sí. Pues no. Si quieres, te lo comes en casa.
Menos mal que me traje algunos libros, que ya se me están acabando. Aquí en las librerías, que hay muchas, venden literatura internacional. A saber, varias estanterías de libros en inglés, y una o dos lejas (palabra almeriense) en español, francés, italiano y ruso. De español que es lo que me interesa, en todas hay casi lo mismo: mucho Arturo Pérez-Reverte, algo de Mario Vargas Llosa y una muestra de clásico. Mi gozo en un pozo. Y no quiero tirarme a la literatura en inglés, ya lo que me faltaba. Aunque no estaría mal leerme a Bridget Jones en “versión original” jejeje
Miento, sobre la mesa también está el libro “¿Quiere usted hablar checo?” de la insigne Helena Remediosova.
Y esta es la lámpara que compré en Ikea…me pega más que la otra, la verdad

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inclasificable. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Lecturas

  1. Wunderk dijo:

    La leja también es murciana, jajaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s