Grutas

26/10/2008
Hoy ha sido un agradable día de excursión. Contra todo pronóstico. Es decir, con un rumano “heavy” y un desconocido. Se han portado muy bien y no han dicho ni una palabra en rumano. Entre ellos, quiero decir; porque alguna sí que han dicho para explicarme como se dice en rumano alguna cosa. Es que el “heavy” estudió filología inglesa e italiana. No pongo las iniciales como se acostumbra en los blogs porque esto ya va siendo un lío, y además los dos tienen la misma inicial, con lo cual es una tontería. Estoy pensando seriamente hacer una especie de guía de iniciales, sería de ayuda para conocer a los personajes.
Y también ha sido la excursión agradable contra todo pronóstico porque por supuesto ha sido al puro estilo familiar. Y no porque lleváramos la tortilla de patatas y el mantel de cuadros, no. Me refiero a mi familia. Nos pusimos en camino casi sin saber dónde estaba, sólo que Adamov quedaba cerca. Cuando los recogí, S. (el “heavy”) me dijo “¿tú sabes llegar?” “¿Yo? No, pero tenemos que ir dirección Adamov. A algún sitio llegaremos” “Vale”. Sin embargo, y es algo a lo que me tengo que acostumbrar, a pesar de ser un sitio turístico, no había ni una sola señal que lo indicara. Claro que leer los carteles en este idioma y conducir es algo complicado. Pero no los había, al menos por la carretera que cogimos, que era secundaria. Un acierto, porque la ruta es más bonita que la otra, va bordeando el río.
Y es que los checos no contaban con mi “astusia” (Chapulín Colorado, dixit). Y las encontramos, además sin perdernos. Dimos un rodeo, es cierto, pero llegamos donde queríamos. Por supuesto, ni información ni folleto ni nada de internet llevábamos, para qué. Pero hemos hecho y visto todo lo que un turista tiene que ver y hacer: el barranco (impresionante), paseo por el parque natural (delicioso) y visita a la cueva de Punkav(magnífica). Un frío para morirse, dentro y fuera de la cueva. Pero frío, frío. Los pies para perderlos, y las manos y la nariz ni te cuento. Y yo sin comprarme unos guantes y un gorro de lana…no tengo perdón.
Ni un solo cartel explicativo en un idioma que no fuera el checo. Menos mal que al comprar la entrada te dan un medio folleto en inglés, que si no no nos enteramos de nada porque el guía por supuesto en checo exclusivamente. Lo mejor de la ruta, el paseo en barca por el interior de la cueva. Explico: después de varias galerías con mucha estalactica y estalagmita y otra cosa que no recuerdo el nombre, se llega a un río. El fin del recorrido está al salir el río de la montaña y en medio hay otra galería. Pues te llevan en barca. La cabeza corre sus riesgos de golpearse con las rocas, pero el miniviajito es estupendo. Parece que estás en una película de aventuras.
Como decía en la anterior entrada, S. está muy dispuesto a conocer la República Checa, y ya está pensando en la próxima excursión. Lo que me faltaba, un amigo “heavy”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Grutas

  1. zeltia dijo:

    el paisaje de la foto me recuerda a Asturias o a algunas zonas de mi Galicia.lo que da miedo es el frío.el heavy muy bien, muy bien; los "jevis" en el fondo son unos buenazos. mi hijo llevó estética "jevi" en la adolescencia, y cuando venían sus amigos a casa daba ganas de salir corriendo jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s