La placa

30/10/08<
Hace ya unos días que no actualizo el blog. Pero es que he tenido una semana muy ajetreada. En realidad no tanto; pero bueno sí que he hecho cosas. Si lo pienso detenidamente, tampoco es que me haya cundido mucho, pero sí que he hecho mis cositas. Aunque la clase de checo la haya tenido que trasladar del jueves (hoy) al viernes (mañana, u hoy que es cuando voy a actualizar el blog). Ayer quedé con F. (otro personaje más): el primer checo checo que conozco. Aunque haya vivido 7 años en Estados Unidos. Lo bueno es que no tiene nada que ver con la empresa, y es mariquita, claro. Un tío muy agradable, más joven que yo (aunque no es muy difícil), más bajo que yo (toma nota M.). Pasamos buena tarde, vaya. Me dijo varios sitios donde ir a tomar café, una chocolatería muy buena que dice que hay en el centro, sitios para comer…y algo que yo, y vosotros, ya sabía: que aquí no se desayuna fuera. En ningún sitio. Imposible. Y como el alma también hay que cuidarla, también me habló de la vida cultural de Brno, y de la noche (gay) que yo ya conozco. Se asombró que ya conociera “Brno la nuit gay”, no sé por qué, dos meses dan para mucho.<
Z. dice que me tengo que buscar un psicólogo. Pues como no me lo busque ella y asista también a las sesiones de traductora, no sé como lo voy a hacer. Es que le he contado esta tarde que hemos quedado para cenar (no es un error gramatical, sí hemos quedado a las 5 para ir a cenar, y las 5 son las cinco de la tarde) lo que me pasó el otro día en el tranvía. Es que últimamente sólo nos hemos visto en el trabajo. Bueno, pues iba yo tan tranquilo sentado, con mi bolso sobre los muslos tan feliz mirando por la ventana y mi ipod puesto. De pronto, alguien me pone una placa en la cara, que casi me la deja señalada. “Virgen de Regla, ¿qué he hecho ahora? ¡si no me he movido en media hora!” No sé cómo, porque la placa medio la leí pero no entendí nada, comprendí que era el revisor del tranvía. La intuición, que tiene esas cosas.¡Por Dios, qué maneras! Y menos mal que hace dos semanas que me saqué el bono para 3 meses, con foto. Porque resulta que he estado viajando en tranvía ilegalmente durante todo este tiempo. Sí señor; Z. me sacó del error. Le pregunté un día si aquí se compraban los billetes por tiempo o por trayecto, porque a mí me parecía muy raro que pusiera 10kc 10 minutos. Y me dijo que se compra tiempo. Por tanto, 10 minutos son 10 minutos de viaje, no 30 minutos como yo hacía con un billete de 10kc. Y que con el de 15 kc tienes para 60 min, subirte y bajarte y coger los tranvías que quieras o te dé tiempo en una hora. Menos mal que en este período de ilegalidad no me he encontrado con ninguna placa delante de mis narices.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inclasificable. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La placa

  1. zeltia dijo:

    se asombró de que ya conocieras “Brno la nuit gay”, porque no sabe como somos los españoles (y las españolas!)con lo de las 5 de la tarde me dejas traumatizada.

  2. Wunderk dijo:

    ¡Qué bueno lo del billete! Yo creo que por desconocimiento a mí también me debió pasar lo mismo 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s