Aceras


Tenía pendiente escribir una entrada sobre las aceras. Sí sí de las aceras. Cuando llegué a Brno me llamaron la atención, como tantas otras cosas. Normalmente, las aceras de un pueblo, una ciudad mantienen una homogeneidad, son en todas las calles más o menos iguales. Pues aquí no. Bueno, en realidad sí. Son de hormigón. A veces. Otras son de baldosas pequeñas. Pero así sólo son las zonas nobles de las calles, o la parte de la acera que da acceso a los pasos de peatones. No sé si tiene que ver con la climatología o con la economía. Me inclino por lo segundo.
Cuando llegué a Almería, tiempo ha, también me llamaron la atención las aceras. Con el tiempo mejoraron, y en algunos sitios pasaron de ser de terrazo a serlo de un material más adecuado para tanto trote. En aquella época también eran cada una de su padre y de su madre, pero ninguna de hormigón. De pequeño, en Chipiona, sobre todo en el camino de Regla y la avenida de Sevilla, unas veces había acera y otras no. Quiero decir que en algunos tramos era de tierra pura y dura. También han mejorado con los años. Pero ninguna de tanta prestanza como las de Olula del Río: mármol. Aceras de mármol, estupendas para dar un patizano cuando llueve. Pero mármol. Eso le da mucha categoría a un pueblo. Como el granito al Paseo de Almería o el mármol de la calle Isaac Peral en Chipiona.
Aunque que aquí sean de hormigón tiene una explicación más allá de la económica. Las aceras funcionan como aparcamiento. Sí, en algunos sitios se aparca en la acera. Ya he comentado que yo ni me atrevo. Si por alguna razón multan a alguien, seguro que es a mí. Y ya está bien de policía. Pues eso, que si las ponen de losas bonitas, a ver como van a estar en un año aparcando los coches. Aparcan entre árbol y árbol o entre farola y farola. Los sitios más codiciados son los que están cerca de los pasos de peatones porque no hay que subir bordillo, claro. Y para que veais lo codiciados que están esos aparcamientos, una foto de muestra de una señal de tráfico. Permite el aparcamiento pero sólo a medias porque…¡está reservado! Reservado a los coches de la compañía municipal de transportes, porque la foto está tomada junto a sus oficinas. Yo que siempre he visto mal que los bares pongan sillas y mesas en las aceras, aquí no solo hay mesas y sillas, sino coches. Las aceras para los peatones. Pero aquí se comparten con los vehículos. Ver para creer.
Hoy G. me ha dicho los dos cambios que debería hacer en mi vida. Y tiene toda la razón del mundo, aunque sea alemana. La primera es que debo cambiar de turno, y la otra es que debo ir a fumar con más frecuencia. Porque de lo que se trata es de coincidir con el muchacho del edificio D. No es el serbio, el serbio lo tengo casi enfrente de mí, en la misma sala. Este es otro. Ayer, que tuvimos un durísimo día de trabajo, como le prometí el día anterior a G. le iba a decir quien era el serbio que me gustaba. Pues nada, estuvimos casi toda la mañana chateando por el “messenger” interno, hablando de hombres, claro. Y le dije, que además del serbio, también me gustaba uno del edificio D. Le digo quien es, y va y me dice “ya lo había visto”. ¡Ay, pillina! Ella tiene un turno diferente al mío, y esta mañana cuando llegué, plin plin el “sametime”. G. que me dice eso, que tengo que cambiar de turno, porque cuando ella llegó el del edificio D ya estaba allí. Eso nada más llegar. Y a media mañana, a la vuelta de su descanso, va y me dice que el de enfrente estaba arriba fumando, así que tengo que fumar más a menudo. No pongo inicial del muchacho porque no tengo ni idea de cómo se llama. Ayer me preguntó G. ¿pero sabes algo de él? Y yo voy y le digo “nada, sólo que tiene unos brazos estupendos y muy buen tipo” (es que como estoy al lado de la ventana, también lo veo salir del edificio y entrar). “Pues eso hay que arreglarlo, tenemos que hacer algo” fue su respuesta. Enfin, maneras de matar el tiempo.
Esta mañana he estado pensando y creo que las vacaciones me las voy a pedir del 5 al 13 de diciembre. Aviso para quien quiera venir y tenerme a tiempo completo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inclasificable. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Aceras

  1. zeltia dijo:

    me llamó muchísimo la atención lo de aparcar en las aceras.y esa señal! tan extraña, jamaás la había visto, claro…respecto al del edificio de enfrente, ya veré si hubo éxito o no. yo, solamente de muy muy muy jovencita quería ligar con alguien UNICAMENTE por su aspecto. los guapos, si no eran agradables y gente con la que tuviera cierta sintonía, no me "apetecían", era como si fueran cuadros, maniquies, o fotos; belleza para admirar, pero que no te la comes.:-)rara que es una.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s