Nochevieja

Un fracaso, un completo fracaso. Pero yo me debo a mi público y lo tengo que contar. Aunque me duela.Teníamos uvas, cava, buena compañía…pero faltó algo fundamental: las campanadas. Sí señoras y señores: ni una sólo campanada se oía en ese oscuro y gélido aire brunense. Sólo fuegos artificiales, muchos, en lontananza, y no tan lontananza, allí mismito vamos. Eso sí, petardos y sus variantes como en todos sitios.Pero no tener campanas sonando no es impedimento para nosotros, faltaría más. La verdad es que debía haber planeado un plan B, como grabar las campanadas de otro año en el móvil, algo así muy tecnológico que queda muy bien. Pero como mi ordenador se niega a maridarse con mis otros dispositivos electrónicos, pues nada a la aventura. Y es que a lo loco se vive mejor, que decía la canción. Después de dar buena cuenta de una botella de Fernet en casa de BridgetJones, nos fuimos al centro en busca de las campanas. Andando, 40 minutos, mucho frío, bolsa de Tesco con botella de cava y uvas para dos. Al llegar a Namesti Svobody me dice BridgetJones que si con ese jaleo íbamos a oir las campanadas, y es que la gente estaban tirando petardos, y había fuegos artificiales también. Pues vamos a la catedral, dije yo. Allí más o menos lo mismo…pertardos, cohetes y fuegos artificiales. Me temo que aquí no dan campanadas, dije yo. Así que no teníamos referencia para saber cuando cambiaba el año…excepto por un grupo que contaba los segundos que faltaban. Cuando ellos terminaron, nosotros empezamos a comernos las uvas. Los únicos, claro. Pero no pasa nada…y luego el cava, fresquito.Aunque los dos trabajábamos al día siguiente, ella a las 7 y yo a las 10:30, intentamos tomarnos algo en el centro. Sugería que fuéramos a Stará Pekárna, pero había una fiesta de los años 20, con gente vestida de aquella época y música en directo. Intentamos también entrar en Fléda, pero además de que la música era algo estridente, ¡¡¡nos pedían 200 kc por entrar!!! A todo esto, ya casi eran las 2 de la mañana, así que a casita a dormir.No cumplimos casi ninguno de los objetivos de la noche, ¡pero nos reimos tanto!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en vida disipada y disoluta. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Nochevieja

  1. Anonymous dijo:

    Bueno, no es para tanto… que yo recuerde otro año tampoco tomarías las uvas como muchos otros que confiabamos ciegamente en la RTVE y la cual, dicho sea de paso, no debería haber confiado en aquella locutora de continuidad llamada Marisa Naranjo…. que tan ingrato momento nos dió al comenzar a retransmitir las campanadas en la número cinco…. que tiempos aquellos….

  2. No si nos reimos mucho, no paramos de reirnos y de decir disparates. Lo malo de TVE es que con la crisis y estos nuevos tiempos han prescindido de los locutores con los que hemos crecido…manos mal que Rosa María Calaf sigue en Asia-Pacífico, estupenda ella con sus pelos de colores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s