Vida disipada

Me esfuerzo. De verdad. Me esfuerzo mucho en llevar una vida ordenada, llena de ballets, conciertos, conversaciones profundas, visitas culturales, lectura intelectual, alejada del alcohol. Pero no lo consigo.Al final la semana pasada no vinieron a comer a mi casa los dos mariquitas. Hubo un imprevisto cambio de planes. Resulta que al final el viernes al salir del trabajo, quedé con ellos para tomar algo. Fuimos a comer algo, y lo que se suponía que iba a ser una velada corta, sólo la comida, se alargó más de lo previsto. Pero todos sabemos que mi vida aquí es pura improvisación. Comimos, uno de ellos se fue a la piscina, y cuando volvió todavía estábamos allí, así que fuimos a tomarnos unas cervezas. Y después de buscar y mirar en algunos bares, que estaban todos llenos, fuimos a uno del centro en el que ponen cerveza mezclada con una bebida dulzona típica de aquí. Resultado: la cerveza entra estupendamente, pero con consecuencias desastrosas. Tres nos bebimos, tres.Son un checo y un brasileño, que hablan entre ellos español. Según dicen, porque es el único idioma en que consiguen comunicarse. Vivieron en Valencia, y allí se conocieron. El brasileño es peluquero, aunque aquí no se dedica a eso, salvo por los trabajos esporádicos y clandestinos que hace en su casa. Economía sumergida hay en todos sitios… Me contó, mientras su novio estaba en la piscina, cómo llegó a Valencia, y cómo fueron allí sus principios. Como peluquero y sin papeles era imposible encontrar trabajo legal. Así que ni corto ni perezoso, cogió un día el periódico y se puso a enviar mensajes a todas las putas brasileñas de Valencia, diciendo que era brasileño, peluquero y que ofrecía sus servicios como tal a cambio de dinero. De esta forma se convirtió en el peluquero de las putas y travestis valencianos. Ahora es peluquero a domicilio de mariquitas extranjeras residentes en Brno.Bueno, pues después de la cerveza dulce, yo ya me me iba a recoger, no podía más. Y a la hora de quedar para invitarlos al día siguiente, les dije que yo me sentía incapaz de levantarme temprano para cocinar. Así que me invitaron ellos a cenar. Un arroz tailandés, estupendo. Y dos botellas de vino que nos bebimos entre el checo y yo, el brasileño no bebe. Lo intento, de verdad que lo intento. Si no salgo, no bebo, así que me tendré que quedar en casa para alejar de mí la tentación.
Cambiando de tema. Uno de nuestros jefes tiene los amigos, la novia y la amante en la empresa. Qué tristeza de vida, trabajo y vida personal todo en el mismo sitio. Yo me he metido mucho con BridgetJones por eso, porque ella también tiene el amante en la empresa. No hacía más que decirle que se lo buscara fuera, como yo. Pues me tengo que tragar mis palabras. ¡Resulta que Entretenido va a empezar a trabajar aquí también! Cuando se lo dije a BridgetJones no paró de reirse en un buen rato. No me ha caío ná. Bueno, esto tiene una ventaja, puedo chatear con él por el “sametime”… y quedar. ¡Todo tiene sus ventajas!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en vida disipada y disoluta. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s