Una muerte elegante

Cuando MrBean, BridgetJones y yo fuimos de excursión a C. Krumlov, hacía un día de perros. Nieve, nieve y más nieve. Muy bonito todo, los campos blancos más allá de donde nos alcanzaba la vista, los copos cayendo sobre el coche naranja…Lo malo fue el regreso. Nos confundimos de carretera y en lugar de coger por la autovía cogimos por la carretera tradicional, con las temperaturas bajando, y bajando. Todo el tiempo, tanto a la ida como a la vuelta condujo MrBean; ¡para algo le dije que no se olvidara el carnet de conducir! En el coche iban dos españoles con carnet de conducir que habían visto la nieve tres veces en su vida, y una eslovaca acostumbrada a la nieve que no tiene carnet de conducir. Pero MrBean se portó como un hombre, nos llevó sanos y salvos a nuestro destino, a pesar de las carreteras heladas, de no llevar los neumáticos de invierno, y de ser un modesto Fabia. Aunque como dijo BridgetJones, la ventaja de que haya tanta nieve es que si nos salimos de la carretera no nos pasa nada, caemos en blandito! Siempre es un consuelo. Después de muchos avatares por el camino, llegamos por fin a la indicación de la autovía, pero claro, no estábamos seguros, así que paramos en una gasolinera a preguntar. Al bajarnos, dijo BridgetJones “por lo menos hubiera sido una muerte elegante” MrBean la taladró con la mirada.Para el año que viene me tendré que comprar los neumáticos de invierno, o no salir de excursión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Turismo, vaya tiempo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s