Vueling vs Clickair

La vida del emigrante es muy dura… sobre todo la del emigrante pobre. Esto de buscar vuelos baratos tiene esto, que estás horas y horas tirado en un aeropuerto. Y esta vez a mí me ha tocado pasar una noche en el aeropuerto de Barcelona, entre el vuelo de Praga que llegó a las 2 de la mañana y el de Sevilla que sale a las 6 y media. Y ya no sé qué hacer… me he dado el paseo correspondiente por el aeropuerto tirando de mi maleta naranja, me he echado mi partida de tetrix, me he sentado a ver pasar la poca gente que hay, me he tomado dos cafés en la única cafetería que hay abierta (menos mal que tenía euros); y no me he querido dormir porque los asientos son incomodísimos, enteritico metálico, y porque no vaya a ser que algún desalmado me dé un disgusto, que lo único que me faltaba es que al llegar a España me robaran el portátil o la maleta.
El avión de Praga venía lleno de españoles, como corresponde…pues a mí me tocó al lado la única checa de todo el avión. Bueno, como corresponde también volaban dos japonesas con sus compras en Louis Vuitton. Como si de la ópera se tratara, he dormido casi todo el vuelo, aunque a mi vecina checa, cuando estaba en lo mejor del sueño se le ha ocurrido ir al baño: ellos son así de considerados. Y Clickair, vale que es una compañía de bajo coste, pero ¿de dónde ha sacado esos aviones? Si es que hasta los de Ryanair parecen más modernos ¿son los que jubila de Iberia? ¿los compra de segunda mano? No es que estén del todo mal, pero tienen una pinta de viejos; desde luego que para ser la bajo coste de Iberia, no tiene nada de glamour. A Sevilla voy con su compañía hermana Vueling ¡a ver si los aviones los compra en la misma tienda! La checa anda merodeando por el aeropuerto como un alma en pena, como yo, espero que no vaya a Sevilla también, porque eso ya sería lo último.
La azafata de Clickair me ha dado un pequeño susto. Ya sabe todo el mundo que yo ando siempre con la mosca detrás de la oreja. Pues bien, cuando ya estábamos todos embarcados, y a punto de cerrar las puertas, veo que va con una hoja que yo supuse que era la hoja de carga (aunque el piloto estaba en la otra dirección, yo estaba en la fila 30), la mira, mira las filas de los asientos y va y me dice ¿hablan ustedes español? ¡Cómo si yo fuera el acompañante de la checa! Sí, dije yo. La checa no dijo nada, supongo que porque no la entendería. Ahora eso sí, cuando la azafata nos preguntó y yo dije que sí, miré a la checa a ver qué decía ella, pero no dijo nada. Y la amable azafata vestida de azul azafata, nos preguntó el nombre, miró el papel y se marchó. Yo no me atreví a preguntar, por si acaso. ¡Mejor quedar en la ignorancia que en tierra!
Bueno, pues ya estoy aquí, y al final no ha sido Vueling la del trayecto Barcelona-Sevilla, sino Clickair otra vez, con lo cual no he podido descubrir si los aviones de Vueling tienen más glamour…pero creo que no será así.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inclasificable. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s