Retorno

Ya estoy de vuelta en la República Checa. ¿De nuevo en casa? No sé, porque cuando me bajé del avión en Praga y de nuevo las dificultades de comunicación, los carteles que no entiendo, la gente tan poco amable… ganas me dieron de volverme. Pero España me sienta mal. He vuelto resfriado. He sobrevivido a un duro invierno checo sin pestañear, voy a Chipiona y Granada y me resfrío… ¡espero no tener la gripe porcina! Eso sí, saldría en todos los periódicos checos, en todos los telediarios “primer caso de gripe porcina en la República Checa”
Algunos lectores impenitentes de este blog me han escrito para decirme que no actualizo con regularidad. Pues prometo hacerlo con más frecuencia, lo prometo. La verdad es que mi vida ha recuperado un poco la normalidad, gracias a Dios y a la Virgen de Regla y la Virgen del Socorro ya voy entendiendo a esta gente y el choque cultural cada vez es menor. También influye que cada vez hago menos vida disipada, y a Entretenido que sólo hacía meterme en líos, casi no lo veo.
Una curiosidad de este país. El 1 de mayo, como en todo el mundo mundial es la fiesta del trabajo. Y como buen país centroeuropeo, también es el día de las manifestaciones de los neonazis y ultraderechistas. El viernes, por tanto, el centro estuvo tomado por la policía, aunque yo no me enteré de nada porque estuve trabajando (además aquí estoy completamente desinformado); en la prensa digital española no decía nada de la República Checa, pero sí de Alemania. La curiosidad de este día es que es algo así como el día de los enamorados. Por eso, cuando el jueves fui a comprar el papel para el regalo que le había traído a BridgetJones de España, todos los muchachos estaban comprando regalos. Pues la tradición dice que el hombre tiene que besar a su amada debajo de un árbol florido. Supongo que es una especie de celebración de la llegada de la primavera, ¡y de las hormonas disparadas, claro! Cuando llegué al trabajo con el regalo, me dice BridgetJones “me tienes que besar” ¿Qué? Dije yo pensando que se refería a un par de castos besos en la mejilla (por cierto, aquí la gente no se besa al saludar por eso me extrañó). Y me explicó en qué consistía la tradición, más o menos. El caso es que no la besé, pero sí le di el regalo, que creo que le gustó más el envoltorio que el regalo en sí jejeje (consistía en dos libros en español, difíciles de conseguir aquí). Si alguien en la empresa pensaba aún que somos pareja, esto reafirmaría sus convicciones. Algunos no se enteran de que soy el amigo mariquita.
Otra curiosidad, esta no sé si checa o de toda esta zona. La noche del 31 al 1 es la noche de las brujas. La fiesta se llama “majale” (no malage). Es la noche de las brujas y de las hogueras en los bosques. Claro que los tiempos avanzan que es una barbaridad y ahora se celebran en discotecas y bares, y sin hogueras por aquello de la seguridad. ¡Nosotros celebramos las cruces de mayo y ellos las brujas! Por cierto, PocoYo hace unas cruces estupendas, que son la envidia de todo la comarca.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inclasificable. Guarda el enlace permanente.