Tecnología

Pasaron aquellos días en los que le decía a mis amantes que no tenía calzoncillos que ponerme, y que tenía que ir a la lavandería. Pasaron los días en que disfrutaba de dos horas de internet gratis en el “washing club”. Me he comprado una lavadora. Sí, señor. Y ya he lavado los visillos.
Una magnífica Beko. El muchacho (que debía ser el dueño porque llevaba un Tag Heuer, y no creo que el sueldo de dependiente dé para eso) me recomendó la Beko diciéndome esta es una marca que no conoce nadie… Yo sí, lo interrumpí (no sabe con quién está hablando, pensé), yo trabajé en una tienda que las vendían y un compañero mío era una fan incondicional de esa marca. ¿Y esa Fagor, que tiene el mismo precio? Pues..es española, me contestó. ¿Y cual es mejor? Pues yo diría que la Beko, dijo él. Yo también lo creo. Así que me llevé la Beko. El chico hablaba inglés, pero no así la cajera, y aunque él se encargó de concertar la entrega de la lavadora, ella es la que me tenía que cobrar…y como siempre, ninguna intención de comunicarse, aunque uno ya está acostumbrado a eso.
Como en todos los productos Beko, diseño el mínimo. Blanca, muy blanca, y muchos botones. He pensado en pegarle unas pegatinas, al estilo de las que vendíamos allí de Agatha Ruiz de la Prada…pero a ver quien vende una lavadora tan gay cuando me vaya de aquí…
Tenía lavadora, pero no tenía tendedero. Si es que voy de un problema a otro. Y no es cuestión fácil, no se crean ustedes. No porque no haya, sino porque buscaba alguno con algo de diseño a un precio razonable. Y muy bonito el de Ikea, algo caro…¡y a ver cómo tiendes las sábanas! Y el otro modelo, pues muy bonito, pero con muy pocos metros para tender. Así que recurría a Tesco, y allí compré uno plegable y tradicional. Total, que nada de diseño ni en la lavadora ni en el tendedero. En Tesco compré también un abrelatas, muy básico, pero que puede con las latas checas. Si es no, tanto Ikea y no vale para nada.
Lo que pasa es que poco a poco cada vez estoy menos provisional aquí. Sólo me falta un novio, y ya no me mueve nadie de Brno.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en casero y hogar. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Tecnología

  1. Anonymous dijo:

    ¿Un novio? Espero que no sea checo. Los amantes checos, pero los novios no, que si te haces checo tu tambien. Entonces la idea de los bollos no te convence ¿no? ¿lo has consultado con BritgesJons? JEJJJE. Pocoyo.

  2. Anonymous dijo:

    ¡¡¡BEKO FOREVER!!!! Es para practicar mi inglés. JEJEJJE

  3. Pues sí, al final BridgetJones y yo hemos decidido no convertirnos en lesbianas….y lo del novio checo..¡es que tengo que aprender su idioma! Y es más fácil con un novio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s