Intento de reforma

Después del fin de semana frívolo, en el que he caído después de meses de esfuerzo en la vida disipada y disoluta, el martes tocaba noche cultural. En el patio del ayuntamiento viejo había un concierto de música irlandesa y de flamenco. No sé qué tienen que ver, pero bueno, estos checos son así. Ibamos, pues los tres más culturetas de Brno, BridgetJones, Samantha y yo. Ibamos, pero no llegamos. Es que empezaron a caer unas gotas, y como era en el patio, y Samantha acababa de ir a la peluquería, pues tuvimos que improvisar un plan B. El plan se llamó Pegas, con su fabulosa cerveza casera y tradicional. Pero que conste que si no llega a ser porque empezó a llover (cuatro gotas, la verdad) nosotros vamos al concierto, lo juro. Y allí estuvimos, bebiendo un par de cervezas y hablando de nuestras cosas…es decir, de hombres.
Y a Segismundo no lo he visto en toda la semana, desde el domingo que lo deleité con una cena española en homenaje a Wraclaw. Es que su madre ha sido muy inoportuna queriendo visitar al niño precisamente esta semana. Pero así es la vida de los emigrantes, de los de lejos y de los de cerca. Eso sí, los mensajes y las llamadas no han faltado.
Pero el fin de semana pasado dio mucho más de sí. Entretenido me envió un mensaje…después de meses de estar desaparecido en combate. Pero no pasó de eso, del intercambio de mensajes y probablemente un adiós definitivo. Es lo que tienen los bambis, son imprevisibles.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adios vida disipada. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s