Línea 8

A veces te preguntas, bueno yo aquí muchas veces, la verdad, cómo es posible que no te hayas dado cuenta antes de algo. Algo tan evidente. Esta pregunta, en sus diversas modalidades, me la llevo haciendo un año. Y no hace mucho me la he vuelto a hacer, y no me explico cómo no he podido ver algo tan evidente aun estando en posesión de mi magnífico mapa: justo detrás del Tesco de mi edificio para un tranvía que me lleva al centro, en 8 minutos. ¿Y dónde está el misterio? Os preguntaréis. Pues en que hasta ahora para ir al centro lo cogía el mismo tranvía que me lleva al trabajo, que para en el principio de mi calle, no sé cuantos metros serán, pero a paso de cuarentón son unos 10 minutos. Así que yo unas veces cogía un autobús esta vez sí justo enfrente de mi edificio o me iba andando, dando un paseíto y disfrutando de la acera por un solo lado de la calle. Pero, hete aquí, que un día me vino una de esas inspiraciones divinas que tenemos los emigrantes y que de tantos apuros nos salvan, y me da por mirar de qué línea eran las vías que había visto varias veces. Boquiabierto me quedé: de mi puerta al centro en un sólo tramo. Pero el asunto es más grave teniendo en cuenta que ya hace mucho tiempo que uso la página www.idos.cz con asiduidad, una vez que por fin descubrí la minúscula banderita inglesa que te cambiaba el idioma de la página (y lo mantenía cambiado en los resultados de la búsqueda, que no es poco). Y como una cosa lleva a la otra, he hecho otro descubrimiento que aún tengo que comprobar si es primordial o no. Yo estoy medianamente satisfecho con el supermercado que tengo, medianamente bien surtido, pobremente surtido de los productos que yo acostumbro y aún menos surtido de amabilidad; pero bueno, es lo que hay. Pues volviendo un día de la parada recién descubierta, veo un cartel Italská Pizza Restaurace ¡No me lo puedo creer! ¡Tengo una piezzería enfrente de casa! Bueno, enfrente lo que se dice enfrente no, porque la pizzería está detrás de un taller-concesionario multimarca, justo detrás del callejón por donde entran los coches…muy a la vista…para el que sabe que está ahí, claro. En principio pensé que sería sólo para los clientes del taller, y que estaría abierto sólo las horas del taller. Pero no, parece que hay gente del barrio. Aún no he ido a hacer las comprobaciones oportunas, pero una de estas noches que este aquí PocoYo haremos las pruebas…¡Con lo que me costado pedir una pizza a domicilio, Virgen de Regla!
Esta república, que no deja de sorprenderme, quién lo iba a decir.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en qué cosas. Guarda el enlace permanente.