La gota ha vuelto

Sí, de pronto, sin avisar, sin un telegrama, sin un mensaje al móvil, sin un correo electrónico. La gota ha vuelto. Es cierto que esta vez no me ha cogido tan desprevenido, pero aún así, no estaría de más un poco de educación cívica y avisar que se va a llegar. Tengo de nuevo la gota permanente en la nariz. Sí señor. Mientras PocoYo aún está yendo a la playa, yo ya he tenido que sacar los kleenex y el chaquetón. Y ayer puse la calefacción… que estamos a mediados de octubre. Así que de veranillo de San Miguel, nada. No quiero ser repetitivo con el frío, porque en realidad no me parece que aquí haga tanto. Así que pasaremos a otra cosa.
Ha llegado el otoño, y aunque JardineroFiel diga que es por la sequía, ya hace bastantes semanas que muchos árboles han dejado el verde para pasarse a la moda del marrón. A mí a veces me parece que son imágenes de película, cuando veo un parque con el suelo lleno de hojas caídas, y los árboles con las ramas cada vez más desnudas. Mira que me gustan los paisajes nevados, pero si hay una estación bonita en Brno, esa es el otoño. Todavía hay luz suficiente para disfrutar de los colores; el marrón convive con el verde, y los geranios de los balcones, terrazas y ventanas aún conservan las flores. Y a ratos el cielo está azul, sólo a ratos que conste.
Como el invierno y la nieve parece que ya están aquí, BridgetJones y yo ya hemos hecho los planes para esta temporada. Por supuesto, todo se basa en el abandono total de la vida disoluta y disipada, y coger de nuevo el camino del desarrollo interior y crecer como personas. Así que tenemos ya algunas actividades planeadas. La primera, y que a ella le asusta un poco, es ir a la ópera, a ver Madame Butterfly. Y le asusta porque no se fía de que yo permanezca despierto toda la obra; pero va Samantha también, así que si no es una será la otra la que me dé codazos. De todas formas, es un domingo, a eso de las 7 de la tarde…no creo que haya ningún problema ¿no? A mí Puccini me gusta, más que Verdi; dentro, claro está, de mi ignorancia en este campo, que se ha limitado a valorar la comodidad para dormir de los asientos del Auditorio de Roquetas. Y como no sólo del cultivo del espíritu vive el hombre, sino también del cuerpo, de este año no pasa que vayamos a esquiar…ahora que parece que las nieves están cerca. Además, un poco más de deporte, esta vez como espectadores: tampoco pasa de esta temporada que vayamos a ver un partido de hockey, al Kometa, equipo local, que creo haber dicho alguna vez que despierta pasiones en esta ciudad. El viernes debía haber un partido importante, porque fuimos a cenar BridgetJones y yo y en todos los televisores de todos los bares, restaurantes y comercios había un partido de hockey puesto.
Enfín, que proyectos no nos faltan. Para empezar, el domingo nos vamos a Viena, a echar el día, ahora que todavía los días son largos y en Schönbrunn aún habrá flores. Ya contaré.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adios vida disipada, vaya tiempo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s