Por la boca muere el pez

Llegó el día de la ópera. Lugar: Janáčkovo divadlo. Hora: 7 de la tarde. Obra: Madama Butterfly. Estupenda. Con los ojos como platos. ¿Dormirme? Ni por asomo. Nada que ver con las óperas que había visto hasta ahora (entre ellas, esta misma). Esto sí es un espectáculo. Una puesta en escena brillante, escenario móvil, ambientación minimalista (como se desarrolla en Japón), vestuario con toques de “La guerra de las galaxias, Episodio I”. Menos mal que en estas óperas famosas todos sabemos de qué va la historia: es en italiano, cantado por un eslovaco y una húngara, con “sobretítulos” en checo… ¡como para entender algo! A pesar de todo, hubo momentos en que los vellos se te ponían de punta.
¿Y la parroquia? ¿Cómo era la parroquia? Pues había de todo…en tercera edad. Muy arregladitas ellas, muy de traje ellos, con sus bastones y sus cosas. La gente en general iba muy arreglada, incluyendo a BridgetJones. No estoy a la altura, dije yo cuando nos vimos en Ceská. No importa, contestó, ya sé que los españoles os arregláis poco. La verdad es que sí había jóvenes, pero estaban en el gallinero, que son más baratas las entradas. La próxima vez hemos decidido irnos con los bambis, aunque se vea peor… no todo va a ser cultura. Y no es cuestión de hacer nuevas relaciones sociales sólo en lugares de poca o ninguna reputación.
Cuando acabó la ópera y recogimos nuestros abrigos y bufandas, tuve que esperar a que BridgetJones fuera al servicio, que como es norma de universal cumplimiento, había cola. Así que me entretuve en observar a la gente. Y reparé en un hecho curioso. Al llegar al guardarropa, ví que junto con los abrigos había también algunas bolsas de plástico o papel de las de los comercios. Pensé que alguna gente había estado de compras antes de ir a la ópera. Pero cual fue mi sorpresa, cuando vi que algunas señoras se quitaban los tacones y se ponían las botas o cualquier otro calzado más cómodo. Entiendo eso si hay nieve hasta las rodillas o llueve a mares, pero ninguna de estas inclemencias meteorológicas se cumplían. Hacía frio, pero nada más. No sé si este comportamiento será normal en otras óperas del mundo; mi experiencia se reduce al Auditorio de Roquetas de Mar. Pero desde luego, glamuroso es más bien poco.
Por supuesto, no nos fuimos a casa acabada la ópera. Era obligación tomarse una cervecita antes de ir a dormir. Así que BridgetJones, Samantha y yo fuimos en busca de una. Y recalamos a uno de los sitios que más tarde cierra en Brno. Es el bar de un teatro y está en pleno centro. Al entrar, olor característico a falta de ventilación (al parecer no saben que existen unas máquinas que purifican el aire) y ni un alma. Sólo la camarera. Música mala y a ratos; es decir, se oía una canción, luego un rato grande de silencio, y luego otra canción. Por lo menos, no tenía la radio puesta, que ya es algo. Al rato llegó otro cliente, que al parecer era habitual o conocido de la camarera porque se sentaron en una mesa los dos a charlar. Y este cliente no tenía tabaco y era fumador. Y le apetecía al hombre echarse su cigarrito con la cerveza. Pues nada, como vio que en nuestra mesa se fumaba allá que se acercó a pedir un cigarro. Bueno, no exactamente a pedir. A comprar. Porque fue lo que dijo ¿te puedo comprar un cigarro? Y me dejó 10 kc en la mesa. Pensé en darle el cambio, porque si un paquete cuesta 66 kc, sale cada uno a 3,3 kc. Debe ser costumbre por estas tierra, porque no es la primera vez que me pasa; me han pedido tabaco, pero me lo han pagado. Por mucho tiempo que lleve aquí, siempre me sorprenderá esta república.

La foto no es mía, está sacada de la página del teatro. Yo aclaro, por si acaso.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adios vida disipada. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Por la boca muere el pez

  1. Anonymous dijo:

    Ese es mi checo. Ya incluso se queda despierto en la ópera. JEJJEEJ. Apoyo la idea del gallinero. A ver si los individuos son menos centroeuropeos, quiero decir, a ver si les hierve la sangre un poquito. JEJEJe.PocoYo.

  2. Zeltia dijo:

    este post es de los que me gusta a mí!con esos detalles en los que te fijas con tus ojitos de "extranjero" que cada vez ya lo eres menos.¡que no se te pase!y felicitaciones por haber pasado un tan buen rato en la ópera.yo no he ido nunca.(es que no tengo que ponerme) ¿qué tal la excusa?

  3. Anonymous dijo:

    Suena raro que te paguen el cigarillo. Pero bien pensado no esta mal. Por aquí hay cara cara que.. bueno tu lo sabes. Antes de llegar al final me sorprendía la calidad de la foto. Luego todo quedó aclarado. No hay nada como la sinceridad. ¿dónde ponen "sobretítulos"? Bueno me imagino que en el libreto. ¿es asi? ¿o sale una chica con un cartelito como en los combates de boxeo cuando anuncian el asalto?. Estos checos con muy prácticos, lo digo por lo del calzado.

  4. No, la ropa no es excusa. Yo iba con vaqueros, nada a juego con BridgetJones…pero un guiri se puede permitir determinadas cosas jejejejProcuro usar fotos hechas por mí, pero ese día no llevaba la cámara, y además no creo que la mía hiciera una foto medio digna para la ocasión. Y como en la página web del teatro vi unas fotos estupendas, pero copia y pega que te crió. En la ópera hay un panel luminoso en la parte superior, como esos que ponen "Farmacia 24 horas", con la traducción como en las películas en versión origianal con subtítulos, pero como está en la parte superior del escenario, por eso lo de sobretítulo.

  5. Zeltia dijo:

    lo del sobretítulo también me vino bien a mi.y qué,para cuando más?:-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s