¡Viva Google!

Por el trabajo que le costaba escribir y la forma de borrar lo que estaba mal escrito, pensé que no está muy acostumbrado a las nuevas tecnologías. Pero concedámosle el beneficio de la duda y pensemos que su lentitud era porque el teclado de mi iMac está en español, no en checo. La verdad es que no sé qué hubiera sido de mí en esta república sin las tecnologías de la información, más concretamente las de comunicación, y sin internet principalmente. Me ha facilitado muchísimo la vida, sobre todo a la hora de resolver cuestiones básicas y perentorias de la vida diaria. Pero nunca se me pasó por la cabeza que el traductor de Google, hasta ahora nunca utilizado (a veces uno se pone muy torpe, la verdad; aunque intenta ocultarlo y que no se note), iba a serme tan útil.
Mi casero ha vuelto. Ha vuelto a cobrar y a arreglar la cocina. Después de dos meses del aviso, y a un mes de aquel infructuoso intento de reparación. Pues se presentó con un placa para cambiarla. Y se puso manos a la obra. Cuando él, muy satisfecho por su trabajo bien hecho, me dijo eso, que había terminado, voy yo y le digo (mediante monosílabos y signos) qué ocurría con la otra placa. Y el muy cara dura me dice que no funciona. ¿Cómo que no funciona? Pues que he cambiado sólo una. ¿Cómo que sólo una? Sí, quiero comprobar que funciona.Todo esto fue hablando como si indios fuéramos. Pero apareció en escena Google Translator. Y empezó la discusión. Que si la tenía que pedir y tardaba entre 7 y 15 días, que si no era verdad que se lo había dicho en octubre. No sé qué cara le puse, pero debió ser tremenda porque llamó a su mujer, que es quien parece que parte el bacalao, para confirmar que efectivamente yo le había dado el aviso de la avería de la cocina hacía dos meses. Por supuesto le dije que no estaba dispuesto a esperar un mes más, que yo necesitaba los dos fuegos. En la llamada a su mujer, esto es curioso, también le preguntó si hacía falta más de un fuego para cocinar…¡Virgen de Regla! ¿Con quién he dado? Así que él escribía en Google Translator lo que me quería decir, con la habilidad que antes describía, y yo luego le replicaba. Así un rato, hasta que me dice Zitra (mañana). Vale, dije yo sabiendo que me estaba engañando porque la otra placa no la tenía así que al día siguiento no la iba a cambiar. Pero por no seguir con aquella discusión googleliana, lo di por bueno. Así que le pagué el mes y le dije buenas noches. Estaba tan asustado, o se sentía tan violento o qué sé yo qué, que cogió sus zapatos y sin ponérselos siquiera, cerró la puerta. ¡No sólo es inútil y torpe, también es cobarde!
A todo esto, después de decirme, que tenía que pedir la placa según el modelo de cocina (con una entonación como si la cocina fuera un dispositivo ultrasofisticado) resulta que no ha tenido en cuenta que los dos fuegos son de diferente potencia, y donde estaba el más flojo me ha puesto la placa nueva que no veas cómo calienta! ¡Virgen de Regla santísima! ¿Este hombre de dónde ha salido?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en casero y hogar, Google. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¡Viva Google!

  1. Wunderk dijo:

    Si es que el guguel vale pa tó…A saber cómo será el casero ese Many Manitas… y yo que siempre que pienso en un Many Manitas checo me acuerdo del protagonista de la novela de Kundera "La insoportable levedad del ser"… vamos nada que ver… pero en fin…

  2. MIANMASE dijo:

    Ya veras. Me veo en Enero haciendo de chapucillas. Queda con el cuando yo vaya, que quiero pelearme con él utilizando el traductor. Y sabes que mi vena peleona neceita nuevos retos: PELEA GUGUELIANA. pocoYo.

  3. Brno ha dado insignes personajes, entre ellos Milan Kundera. Y también Mendel, que aunque no nacido aquí, sí desarrolló en un convento junto a la catedral sus teorías genéticas. Mucha, el pintor modernista, y el padre de la pedagogía Comenio, nacieron en los alrededores. No está mal ¿no?Claro que la mayoría son como mi casero…Ya te concertaré la cita para la pelea gugueliana, PocoYo, no te preocupes

  4. Zeltia dijo:

    qué divertido (porque no me ha pasado a mí), pero la verdad es que he disfrutado leyendo esta entrada imaginándome la situación. y, aunque te comprendo,el casero, que parece un personaje de una novela, da mucho juego para la imaginación, ahí que va a cobrar el alquiler, y tiene que discutir con el inquilino escribiendo en el teclado, jajaja, y que además estos traductores suelen hacerlo, ya sabes como, con lo cual el tío tendría que recomponer las frases en su cabeza de nuevopero cómo no se iba a marchar asustado!:-)ya sabra´s que hoy aquí es fiesta, y mañana tambien; el puente de la constitución.

  5. Pues sí, la situación era un poco surrealista, como casi todo aquí. Pero la traducción "de aquella manera" era en los dos sentidos, que yo también tenía que recomponer las frases y no era fácil porque él no hacía frases sencillas… ¡Menos mal que se me ocurrió lo del traductor porque antes estuve usando el diccionario de bolsillo que eso sí que era comunicación imposible! En fín, así es la vida del emigrante cibernético, que menos mal que existe internet, menos mal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s