El Sol sale para todos

“Te espero en la parada Mozolky” le dije a BridgetJones en un mensaje. Teníamos anoche fiesta de despedida, para celebrar los últimos cambios en el equipo. Entre otros, ella que se cambia de equipo, no sabe exactamente qué va a hacer en el nuevo puesto, pero allá que va.
En principio, habíamos quedado en el propio restaurante. Pero yo, que no tenía ni idea de cómo se llamaba ni nada, miré la dirección en mapy.cz y estaba un poco confundido, porque según ella me había dicho, la parada más cercana era Mozolky, pero según yo investigué por mi cuenta, era la parada anterior la que estaba más cerca de Fanderlikova, 19 que es la dirección. Así que cambié de opinión y le dije que la esperaba en Mozolky. Para guarecerme de la nieve, yo estaba debajo de unos soportales, en la parada en sentido contrario. Cuando ella llegó, se bajó evidentemente del tranvía y se puso a mirar los nombres de las calles en las esquinas, ignorando completamente que yo debía estar esperándola. Quiero decir, que ni siquiera hizo el amago de mirar alrededor para ver si yo andaba por allí. Decidió que una de las calles era la correcta y allá que se encaminó. Ignorándome por completo. Di una carrera, arriesgando mi vida crucé la calle y di un grito. “¡¡¡Bridgetjones!!!!”, pero nada. Otra vez, y yo corriendo detrás de ella y de la alemana que la acompañaba. Al fin les di alcance. “¿Recuerdas? Yo. Parada Mozolky. Tú. Esperar. Yo” “Con la noche que hace pensábamos que ya te habrías ido al restaurante”. “No”. Y le dije que yo creía que el restaurante debía estar en el sentido opuesto, porque a esta altura de la calle estaba más o menos el número 68 de la calle Fanderlikova. Como ella no se fiaba mucho de mis investigaciones, ten amiga para esto, con lo que nos hemos perdido juntos, comprobó los números de la calle. Efectivamente, ella corroboró mis suposiciones. Pero al rato, a BridgetJones le vino a la mente la gloriosa noche de la calle Oblá, en nuestros inicios en esta república. Así que cruzamos la calle para comprobar los números del otro lado. Tenía razón. Ella, no yo. Enfrente del número 65 estaba el número 15; con lo cual, el número 19 que es el que buscábamos, estaba en el sentido opuesto al que nos dirigíamos gracias a mis sugerencias. Como en todo el mundo mundial, en una acera de la calle están los número impares y en el otro los pares. Pero, otra peculiaridad de esta república, no siempre se corresponden. Es decir, en un extremo de la calle empiezan los impares, del 1 en adelante; y por el otro extremo empiezan los pares, del 2 en adelante. Con lo cual, no se corresponden. Como dije antes, frente al 65 estaba el 15, no el 64 ó 66, que es lo que la lógica manda. Así que nos dimos media vuelta, y a buscar el 19 que no debería estar demasiado lejos. Y no lo estaba, algo que corroboramos porque en la distancia divisamos a algunos de los compañeros que también iba al asunto. Pero ellos sin equivocarse, del tirón. Es la vida de emigrante, que es muy dura.
Por supuesto, a pesar de ser escasamente las 7 de la tarde, era una noche oscura como boca de lobo. Ni un alma por la calle, excepto un policía al que no le preguntamos porque no era lo suficientemente guapo. Y nevada. Lleva dos días nevando de nuevo; aunque no tanto como para que las aceras y los bordillos vuelvan a desaparecer, pero sí lo suficiente para que el Fabia en lugar de naranja vuelva a ser blanco. Dice el refrán español que el Sol sale para todos, pero al parecer, para todos menos para los checos y los chipioneros, que allí no deja de llover.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en qué cosas, vaya tiempo, vida disipada y disoluta. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El Sol sale para todos

  1. zeltia dijo:

    Pues veo que, en este momento teneis 0ºC, qué caló! al menos ya no estais bajo cero!Me imagino lo que debe fastidiar ponerse a caminar buscando numeritos de calles muertos de frío y de hambre!-de la celebración no cuentas nada, quizá no se puede contar. ejem-Este fin de semana hará sol en Chipiona -según las predicciones meteorológicas- y pronto será primavera, incluso para los checos.Entonces, espero que en alguna de tus excursiones nos obsequies con fotografías qeu muestren las gitanillas en los balcones sobre el Danubio :-)¡buen fin de semana!

  2. Jejejeje a todo se acostumbra uno, a todo. Me alegro que el Sol por fin se acuerde de mi pueblo, la verdad, a ver si pueden secar la ropa al Sol y no en secadora.Aquí ya mismo empezará a haber gitanillas en los balcones, y empezarán esas actividades que tanto me sorprendieron el año pasado: la noche de los museos, la de las iglesis, Ignis Brunensis. Para lo que sí me tengo que dar prisa es si quiero ver algo fino y elegante como conciertos, ballets, óperas y esas cosas, que ya mismo termina la temporada.La fiesta fue muy normal, por eso no he contado nada. Compañeros hablando y riendo, pero nada especial. Por supuesto, los más animados los españoles de nacionalidad o de lengua.

  3. Anonymous dijo:

    Eso que creia yo, que el sol saldria, hoy concretamente, pero no. No parece que el invierno quiera irse. Yo ya he plantado gitanillas tambien, pero no han visto un rayico de sol aun, claro que estas agradecen no estar permanentemente a 0º o menos.Es heroico que un chipionero aguante lo que tu aguantas. Un beso.Pocoyo

  4. Yo lo siento por las macetas de ciclámen (es que el plural ciclámenes me suena muy raro) que las pobres no han resistido las temperaturas extremas, a pesar de haberlas guarecido en el interior… A ver si busco unas gitanillas por ahí ¡cuándo haga por lo menos 5º!

  5. Milagro hoy el sol brilla, después de casi tres meses, creo que El Camino de Santiago empieza en el Santuario de Regla, que está muy "cerquita de Galicia" que jartura de agua, se han vuelvo a ver los bloques que rodeaban el Humilladero por que las mareas han mandado toda la arena al "carajo", con lo que le costo a nuestro alcalde Luis Mario I El Grande, ponerla, ya hoy se han visto los primeros Chipichandas, que alegría ya se ve dinerito fresco en los bolsillos de los chipioneros, gracias al "pupilaje" un soleado saludo desde la Tierra de la Más Grande.

  6. Pues a mí siempre me gustaron los bloques, aunque claro, de esa forma había menos playa ¿Dará tiempo ahora a arenarla para el verano? Como los chipichandas ya están merodeando por allí y como todos sabemos que su única diversión es la playa…Tú no desesperes Mamé, que aún queda el verano y como sea arreglado al invierno prepárate para días de recarmón jejejej

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s