Mariánské údolí



(Me he hecho un lío con las fotos. La primera es el segundo lago, la segunda es el primero, y la tercera también es el primer lago)

Hoy ha amanecido un día espléndido, de Sol y una temperatura más o menos buena. Y como los días así aquí hay que aprovecharlos, que son escasos, después de recoger la cocina, cambiar las sábanas y poner una lavadora (y tenderla, ella estaba lavando mientras yo hacía otras cosas) me he cogido el autobús número 45 que para justo enfrente del mini-piso y me he bajado en la última parada: Mariánské údolí. Ya me había dicho BridgetJones que este autobús llevaba a un bosque que me podía recomendar, sabedora como es de que soy un chico urbano. Es que, no sé si lo he contado, una vez estuvimos en un bosque y yo iba tan mono, con mis chanclas. Pero Mariánské údolí no es tan salvaje, incluso según he podido comprobar hoy los recorridos por el bosque están adaptados para minusválidos (!).
Pues como digo, cogí el autobús y me planté allí. Dicho sea de paso, vivir en la última casa de este pueblo tiene sus ventajas, y una de ellas es que ese bosque-parque está a unos escasos 20 minutos a bordo del 45. Como es tradicional, yo no tenía ni idea de a dónde iba; pero esto ya no sorprende a nadie. Cuando me bajé del autobús, que para en una especie de explanada, de la cual apenas si hay escapatoria y está toda rodeada de bosque. ¿Y ahora para dónde tiro? Utilizando los métodos científicos que tan buenos resultados nos han dando en el pasado a BridgetJones y a mí, seguí los pasos de una pareja que tenía toda la pinta de ir a pasear: él con camiseta, bermudas y mochila; ella, embarazada. Fui detrás de ellos casi todo el tiempo, no porque yo tuviera miedo de perderme o algo, sino porque manteníamos más o menos la misma velocidad; hasta que el muchacho se hartó de tenerme pegado a sus talones y se paró con la excusa de observar algo en el fondo de uno de los lagos, con lo cual no tuve más remedio que dejarlos atrás. Ya hacía rato que me había hecho con el recorrido, sólo había que seguir el camino que bordea el río y palante. Al principio estaba un poco desilusionado porque todo lo que había era una zona recreativa con atracciones para nos niños y bares para los mayores. Pero no cejé en mi empeño y seguí el camino, en el que me cruzaba a cada instante con gente paseando con sus perros, sus niños a pie o en carrito. Bosque a lado y lado y riachuelo al fondo. Al rato empecé a escuchar sonido de agua, como si de una cascada se tratara. Efectivamente, me estaba acercando al primero de los lagos. Yo no iba por el camino habilitado para discapacitados, sino por uno de tierra que como decía iba algo por encima del riachuelo. Así que para llegar al lago tenía que bajar, y no había camino. Pues nada, campo a través y pendiente abajo. Menos mal que las raíces de los árboles, desenterradas, hacían de escalones. Mi sorpresa fue mayúscula cuando tuve una visión completa del lago: en una de las orillas había una zona recreativa, con sus mesas y asientos de madera, un bar, y mucha gente disfrutando del Sol, pescando o jugueteando con sus niños. Al cabo de mucho tiempo, empiezo a descubrir qué hace aquí la gente los domingos ¿será que cada día soy más checo a mi pesar?
Después de ese lago había otro, y ya no vi más. No porque no los haya, que no lo sé, sino porque ya iba siendo hora de darse la vuelta que uno está mayor y no es cuestión de pasarse haciendo deporte. Tengo que volver con más tranquilidad, más tiempo y el diccionario porque esta zona está toda llena de recorridos para senderistas, con lo cual además de las indicaciones de colores en los árboles, también hay señales en los cruces y no tengo ni idea de lo que dicen. Además, aunque ya sea primavera, como se ve en las fotos, la naturaleza checa aún no está en todo su esplendor, y los árboles aún no tienen hojas. Estos lagos deben ser impresionantes con más verde, pero impresionantes. Cada día me convenzo más de todo lo que se pierden esos turistas españoles que visitan esta república y no pasan de Praga y Karlovy Vary, y también que en cuestiones de turismo esta república tiene mucho que aprender. Aunque siempre es mejor disfrutar los lugares, tradiciones y fiestas que aún no sólo son para disfrute de los lugareños.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.

10 respuestas a Mariánské údolí

  1. Anonymous dijo:

    EJJEJJ. Checo a su pesar!Me tienes que llevar. No me canso de esos paisajes, ni de la nieve. Claro que yo soy un turista, reincidente, pero sólo un turista más. Y ponte las pilas, el senderismo es un deporte apto para todos los públicos, y edades (aunque sudes). Un beso.POCOyO

  2. PocoYo: la próxima vez que vengas, con tu bonobús de una semana, coges el número 45… y te plantas allí. Seguro que hay alguien a quien puedas seguir jejejeje los métodos científicos valen para cualquiera jejejeEn mi favor, sobre el senderismo, diré que hoy he cogido allí la ruta azul porque decía, o eso creí entender en el cartel, que a 500 metros había un castillo. Pasaron los 500 m, el castillo no apareció y yo me ví en lo alto de la montaña ¡por una vereda!

  3. zeltia dijo:

    Si olvidamos dónde están hechas las fotos,si olvidamos que son lagos y no un río,bien podría tratarse del mismo lugar donde estuvimos nosotros ayer, caminando un par de horas a lo largo del camino fluvial.Sin embargo hay una gran diferencia: al agrandar tus fotos la mirada se puede extender en la distancia, y el agua, plácidaLa primavera hace su trabajo y aunque los árboles aquí también asoman solamente un tímido verde, el suelo en cambio está ya llenito de flores silvestres.A mí me encantan los lugares en la naturaleza como los que describes, con sus senderos bien señalizados por el bosque (tampoco se trata de perderse o hacer montañismo!)Es una buena manera de pasar el domingo disfrutando del contacto con la tierra, que lo necesitamos, sí, por más urbanitas que seais algunos, es algo que nos es consustancial, creo yo.Ese sitio, cuando la primavera esté ya entrada, con los árboles en todo su esplendor, disfrutando de una temperatura que supere los 20 grados, debe ser como un pequeño paraíso.Espero que vuelvas y fotografíes, y veamos el cambio.Y sí, hombre, lleva el diccionario jajaja.Muchas gracias por la reseña de hoy, me ha encantado.Si alguna vez voy a la república checa, (que iré, espero), pasaré de Praga;-)

  4. Muchas gracias, mi incondicional seguidora. No son lagos naturales, sino que está embalsada ¿para qué? No lo sé, porque regadío no hay, tampoco para electricidad…ni idea.Praga por supuesto merece una visita, o dos o las que sean. Pero esta república es mucho, mucho más que Praga. Lo que pasa con las ciudades tan turísticas (pasa también con muchas ciudades españolas) es que se convierten de decorados. Muy bonitas pero les falta la vida diaria de sus habitantes, que por regla general se han trasladado a otros barrios. De todas formas, Praga embauca. Por cierto, en rtve a la carta puedes ver un programa sobre Praga, con texto de Manuel Vicent; un poco exagerado lo que dice, a mi parecer, pero está bien.

  5. zeltia dijo:

    gracias por el apunte. un rato que me ponga tranquiliña a "ver tele", lo buscaré en el ordenata.(hay un programa de "españoles por el mundo" o algo a´si, que cuando estoy por casa a la hora uqe lo ponen lo veo. Va sobre españoles que viven en un determinado sitio, (por las razones más dispares) y enseña su día a día y los sitios más especiales de la ciudad…ah y cuando decía que "pasaré de praga", me refería a "ir más allá de praga", hay que tener cuidado con las plabras polisémicas jajaja

  6. La próxima vez que vayas seguro que ya está todo lleno de "Chipichandas", ¿Qué número de autobús has dicho el 45?, No se si ese pasa por Sanlucar, gracias por las visitas a "Tomara que tu viera…" cualquiera se creerá que estamos hablando en checo, "Tomara que tu viera la de Chipichanda que había en Sanlucar mi armaaaa" un saludo.

  7. driemolens dijo:

    Me ha encantado, debe de ser algo fascinante ir andando por esos caminos y al final encontase con tanta belleza natural,increible tengo que ponerlo en mi lista de mis lugares para visitar.No lo sabes pero aqui algun@ me dicen la "Willifo". me gusta mucho viajar aunque no viajo lo que desearia jajaja

  8. Driemolens, por fin sé quien eres. Es que ya vamos teniendo una edad. ¿Cómo diste con mi blog?¿Te lo dijo alguna de mis hermanas o lo descubriste por casualidad?´La República Checa es muy, muy, muy bonita. Pregúntale a mi hermano jejejje o a mi madre. Cuando quieras organizamos una chipiexcursión jejejej(uy, la palabra de verificacion es conviate)

  9. driemolens dijo:

    Bueno, pues me lo comento Ro amiga de tu hermana la mas pequeña,un día que quedamos todas para comer en el chino de Rota y tu hermana y Ro lo estaban comentando y entonces me dije, yo tambien quiero leer sus aventuras. Me encanta. Este año ya tengo mi viaje programado me voy a Estambul una semana, en fin, el proximo año lo tengo ya en mi agenda, si no se encarta antes.

  10. Vaya, así que Ro también me sigue (supongo que es la misma Ro que me imagino, sobrina de tu tío). Al final resulta que tengo más seguidores de los que pensaba…pero como no se manifiestan y son sólo unos pocos los que dejan comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s