¡Ven conmigo, jamía!

Mi vecino Tesco a veces, las menos, me da alguna alegría. Ya he dicho que no es un supermercado muy surtido, si dejamos aparte las bebidas que ocupan casi la mitad del local. Desde hace un tiempo a esta parte, hay aún menos alimentación porque junto a los refrigerados han puesto unas cestas con cosas varias, desde pinzas de la ropa hasta toallas, pantallas de TFT o batidoras. Pocas unidades, pero un variado.
Por otro lado, y para que nadie diga que hay cosas de esta república que no alabo o que no me gustan, aquí ni en los supermercados ni en las tiendas en general dan bolsas para tus compras así como así. Consecuencia de lo cual te encuentras a gente en el tranvía con sus adquisiciones, sea lo que sea, en la mano o las mochilas a reventar. Si la compra está prevista, la gente se lleva la bolsa de casa o tiene una cesta como yo recuerdo que mi madre iba a hacer la compra al Gato. Sólo en Tesco dan las bolsas sin cobrar, pero con cuentagotas. Hace ya mucho tiempo, en los inicios de mi estancia aquí y en vista del percal, me compré en Tesco un día de arrebato y un poco harto de no saber cómo pedirle a la cajera una bolsa de plástico, me compré como digo una bolsa de yute, algo fea pero que cumplía con su misión perfectamente.
Hoy en el batiburillo que comentaba antes, he visto algo que me decía “llévame, llévame”. He mirado el precio y el color y no me lo he pensado dos veces. “Ven conmigo, jamía, que hace tiempo que te esperaba”. La foto no le hace justicia, al parecer no ha salido fotogénica, pero es un precioso color naranja, con armazón de aluminio, y plegable. Y con tapa con cremallera. Sé que más de uno va a decir que cada día soy más checo, pero es que hay cosas a las que no me puedo resistir. Y en esta república no todo es malo.
Por cierto, en la foto podéis ver como van las gitanillas. Ni crecen ni menguan, pero ahí están.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en casero y hogar, qué cosas, Urbanidad. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a ¡Ven conmigo, jamía!

  1. Zeltia dijo:

    la cesta, práctica;el color, el que te gusta a tí; lo de plegable, un puntazo;pero las asas no parecen muy cómodas ¿o si?las gitanillas tampoco aquí, en Galicia, están muy desbocadas,asoman los botoncitos, pero todavía no se abrieron, salvo alguna esporádica. Tranquilo, no te impacientes, tiempo al tiempo.tu apartamento tiene terraza? creí que con esos inviernos tan fríos, no era costumbre tener terrazas ahí

  2. Zeltia dijo:

    cuando te dejé este comentario todavía no había visto los que dejaste tú en mi blog.Vuelvo para leer la anterior entrada, que no me había dado cuenta de que había dos entradas nuevas, y no sólo una.de paso te comento que, cuando estés perezoso para leer gallego (¡!) :-)tienes un "traductor automático" a tu derecha cuando entras en mi blog (clicas en una bandera de españa que hay hecha con chorizo y arroz) no es que sea muy bueno el traductor, pero es mejor que google, y al menos no tienes que esforzarte tanto.Un saludo ya de madrugada!

  3. Zeltia, sí tiene terraza. Fue una de las razones por las que me quedé con él. Pero no es lo normal aquí, como bien supones. La mayoría de los pisos ni terrazas ni persianas. Aún no he estrenado la cesta, así que no sé cómo de cómodas son las asas, pero ya te informaré jeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s