Pivovarské Dny

La primavera dio comienzo oficialmente el sábado de la semana pasada, con la Noche de los Museos. Y partir de este magno acontecimiento, se encadenan unas actividades con otras. Ya avancé que el viernes pasado quedó inaugurado oficialmente Ignis Brunensis. Junto con el concurso-festival de fuegos artificiales, hay otros actos organizados. Ayer y hoy, por ejemplo, han sido los días de la cerveza, que da título a esta entrada, y no se ha celebrado en la plaza principal, como todo. No, en una calle estrecha, Radnická, donde estaba el antiguo ayuntamiento (de ahí su hombre) y que en la actualidad alberga la oficina de turismo, oficina a la que yo estaba abonado en mis inicios en esta ciudad, y donde iba a preguntar cualquier cosa que necesitara conocer.
No sé cuántas ediciones llevará, pero la verdad, no la recuerdo del año pasado. De todas formas, lo que se pretende es dar a conocer algunos fabricantes pequeños de cervezas, más tradicionales y artesanos que StaroBrno (el gran cervecero de Brno, que además patrocina Ignis Brunensis y al Kometa HC, el equipo local de hockey). Por supuesto, yo he ido. No con BridgetJones, sino con mi amigo bosnio. Tengo que ponerle un nombre, pero el único que se me ocurre es SíndromedeDiógenes, no por él sino por los que viven con él, o él con ellos que son los propietarios. Yo no creía que tanto desorden fuera posible, y mira que la casa es grande, que es algo así como un dúplex. Ya en el porche había cajas y artículos varios amontonados. No le di demasiado importancia porque como estamos iniciando la primavera, pensé que estaba arreglando el jardín, o haciendo un poco de limpieza en la casa. Pero al llegar a las escaleras el asunto fue empeorando. Más cajas, ruedas de bicicleta, una alfombra de césped artificial enrollada (tuve que preguntar qué era, la verdad) y más cajas llenas… de no sé qué, pero libros no parecían. Miles de zapatos nada más entrar en la casa; vale que son tres, pero no estaría de más meter alguno en su cajita, sobre todo los de invierno, invierno. La cocina, que está separada del salón por una barra, acumulaba tanto libros apilados como diferentes cachivaches de cocina de los que había más de una unidad; llegué a contar de un vistazo tres espumaderas y dos tostadores. Una cafetera grande y destartalada, con pinta de no haberse usado en años (de un diseño muy pero que muy alejado de una Nespresso), ocupaba gran parte de la barra. Yo normalmente, soy educado y prudente, pero no pude evitar decirle que por lo que parecía allí no cocinaba nadie. Eso sí, me comportaba con total naturalidad, como si yo normalmente me desenvolviera en esos ambientes. La mesa de la cocina no obedecía al principio básico de la hostelería checa: la mesa siempre limpia y despejada. Allí se acumulaban objetos de lo más variado, desde un reloj de bronce falso hasta una figura de porcelana de dudoso gusto. Estaban allí como está cualquier cosa que uno deja al llegar de la calle, lo que pasa es que nadie le buscó una ubicación definitiva. El salón no era tal, sino un trastero. Cajas apiladas, un silla encima de una pila de cajas y una escalera, a la que le faltaba algún escalón, que daba a la terraza o más bien solarium. El escaso espacio libre en el salón-cocina estaba invadido por una combinación de plantas naturales y de plantas de plástico, en extraña convivencia y escasa armonía. En el solarium, al que me invitó a subir para ver las vistas, realmente impresionantes, también había una convivencia extraña entra plantas secas y plantas vivas. Debo reconocer que el color entre amarillo y marrón de las plantas secas era precioso, y aún conservaban la forma perfecta de árbol de vivero, con lo cual con un poco de ingenio y voluntad se podría montar una bonita combinación de plantas secas y plantas vivas. Otra vez, de vuelta al interior de la vivienda, no me pude resistir y comenté que la casa estaba un poco desordenada. Es que no me pude resistir, eso sí, con toda la naturalidad del mundo, sin acritud que total, a este muchacho lo conozco poco. Del cuarto de baño, para que hablar. Una aclaración que no sé si he comentado antes. En muchas casas de esta ciudad, sobre todo las más antiguas, el váter está separado del resto del cuarto de baño. Algo muy práctico la verdad. El cuarto de baño en sí no era pequeño, tenía incluso sus dos lavabos con sus dos grifos correspondiente, pero el espacio disponible estaba bastante limitado por una conjunción inefable de albornoces, toallas y productos varios y varias veces repetidos de productos de higiene personal. Muerto me quedé cuando entré en el váter, una habitación que no era mucho más grande que el espacio justo y necesario para su utilización, y ví que la cisterna estaba cubierta por una estantería de metal de las que se apoyan en el suelo y que tan populares ha hecho Ikea, tan ajustada y tan llena de cosas, que a duras penas cabía la mano entre ella y la cisterna para echar agua después de eliminar la cerveza. Si son sólo tres ¿cómo es posible que en aquel reducido espacio hubiera tantas cosas?
No me atrevía a preguntarle cómo podía vivir allí, pero él, que al parecer es poco pudoroso, me dijo que sus amigos se lo habían preguntado varias veces. No me extraña que antes de que yo viera aquello, me dijera que estaba pensando en mudarse a otro sitio. El caso es que a pesar de todo aquel desorden, llevaba unos zapatos negros limpísimos y muy brillantes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en casero y hogar, qué cosas. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Pivovarské Dny

  1. Anonymous dijo:

    ¡¡Por Dios!! Eso no es una casa, ¡¡es un vortice de entropia!!Te lo propongo como alias: "entropia" segun la wikipedia "medida del desorden", le viene que ni pintado. ¡Espero que por lo menos sea divertido!Ay! que lucha…Verdana

  2. Que amistades te buscas, de todas formas la próxima vez que te invite, lo mismo hay alguna antiguedad, o los cuadros robados de Picasso. El próximo domingo es la MACRO-ROMERÍA del Pinar, que por cierto hace ya algunos años que no pasamos de la LAGUNA, hijo es que las tradiciones se van perdiendo, para sofocón del Padre Pino…. un saludo desde Cádiz o Chipiona dependiendo del día.

  3. Zeltia dijo:

    Quiero comentarte que la entrada de hoy me parece muy interesante. Y no precisamente por lo que parecería más obvio, la fiesta de la cerveza y tal.No, es la descripción de la vivienda de tu amigo. Están muy bien estas sorpresas que uno se lleva, cuando uno no comprende, pero acepta. Tengo que felicitarte por la capacidad de observación y descripción; esas pequeñas cosas en las que te fijaste, como desodorantes repetidos, las espumaderas 🙂 etc. y, para no alargarme demasiado, terminaremos también con tu brillante final de los zapatos lustrosos! (no se te pasa una!)

  4. Verdana ¡qué vocabulario, qué vocabulario! Sí, aunque él no era el responsable primario del desorden, lo podemos llamar de aquí en adelante Entropía, adjudicado. Es que el del síndrome es muy largo.Mamé: ¿cómo que no se pasa de La Laguna? Se llegará por lo menos al Pino de la Verea, digo yoZeltia: la casa realmente era digna de un estudio sociológico. Algo medio comentó de las razones por las que estaba así, pero para nosotros eso no es lo importante. Muchas gracias por la felicitación, pero realmente me dejo detrás cosas interesantísimas de aquella casa…lástima que no me atreviera a hacer fotos jajajaja. El hecho de llevar los zapatos tan lustrosos me parece de educación antigua. Quiero decir, que hay gente el brillo de los zapatos no van acorde con el resto de su indumentaria, pero conservan el interés por mantener los zapatos impecables.

  5. Anonymous dijo:

    Me dejas sin palabras. Literalmente. No me digas que las plantas eran gitanillas que me da algo.Lo de las fotos es verdad, una oportunidad perdida. Pero no se te ocurra volver.POCOYO

  6. Las plantas no eran gitanillas, no sé que plantas serían la verdad. La casa es tan interesante que merece la pena volver a darse una vueltecita por allí jejejej

  7. Anonymous dijo:

    Leyendo el TELVA (de ahi saco mi vocabulario, como puedes imaginar…)he descubierto que teneis un local "superchic" en Brno!! de lo mas lounge (que a pesar de mi vocabulario no tengo ni p… de que significa)en fin: Noem Arch Hotel. Cimburkova 9, parece ser el "afterwork" de moda en la ciudad, ya me contarás…Verdana

  8. ¡Virgen Santísima de Regla! Voy a tener que leer yo también el TELVA, por el vocabulario y por enterarme de los sitios glamourosos de esta ciudad. ¿Cómo es posible que la página BrnoNow no diga nada de ese sitio? Me voy a tener que quejar jejeje

  9. Wunderkammer dijo:

    ¡Menuda Wunderkammer! Aunque aquí el wunder sobra, que es casi mejor decir "curious" (o no).Me ha encantado lo de los zapatos, jajaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s