La muerte de las gallinas

Más de una vez me tengo que tragar mis palabras. Es lo que nos pasa a los que tenemos la boca demasiado grande, o los dedos demasiado rápidos. Está haciendo un calor de muerte: 30º o algo más. ¡Y eso es mucho calor para esta república! Digo que me tengo que tragar mis palabras porque he dicho muchas veces que aquí los veranos son muy fresquitos, nada de los veranos de mi pasado, con 24 horas de un calor insoportable. El verano pasado, el único verano que he pasado aquí, fue bastante fresquito, y yo estaba en la gloria. La mayoría de los días hacía Sol, y una temperatura bastante agradable, como mucho 25º y ya decían que hacía calor. Encima, pasa lo contrario que con los fríos polares de los inviernos checos: nada está pensado para el calor. Ni las casas, ni los bares, ni los comercios, ni el transporte público. Los bares por lo menos tienen su terraza (ya he comentado más de una vez que te encuentras una terraza y no sabes exactamente dónde está el bar o restaurante, porque están en los sitios más insólitos. Por ejemplo, hay un restaurante italiano en Náměstí Svobody con su terraza tan mona, y el restaurante está en el tercer piso del edificio… pobres camareros). El comercio, pues unas tiendas tienen otras no, las multinacionales todas tienen. Pero lo peor de todo, es el tranvía-trolebús-autobús. Entiendo que los de hace 30 o 40 años, que funcionan perfectamente aunque con unos sonidos que transmiten mucha inseguridad (menos mal que van a ras de tierra), no lo lleven. Pero los nuevos, diseñados por Porsche y fabricados por Škoda Transportation, ¿qué excusa le buscamos? No la hay, porque no creo que sea presupuestaria, sino de mentalidad. Muy cómodos, muy silenciosos, mucho diseño, muy eficientes energéticamente… pero sin aire acondicionado ¡Virgen de Regla, qué lucha! Y para más inri, atentan al decoro. Algunos conductores, no sé si con intenciones exhibicionistas o para advertir a los pasajeros del calor que hace dentro, van sin la camisa reglamentaria. Sí, señor, así se hace. ¿Quién dijo que los michelines no están para lucirlos, sobre todo si es una piel pálida como la de un pollo de granja industrial, delatores de las buenas cervezas bebidas? Aún peor, si cabe, es cuando van con la camisa desabrochada. Eso sí, a éstos no se les puede reprochar que incumplan el reglamento porque llevarla puesta la llevan. Si, como bien me consta, a alguien le molesta la exhibición impúdica de pantorillas y dedos cuando el calor aprieta, no quiero ni imaginar que pensarían en esta república donde muchos de los conductores varones de tranvía van sin camisa, independientemente de la edad. ¿Libertad, desinhibición, impudor? No, falta de decoro. Me pregunto, si mi casero, que como bien sabéis, descubrí que es empleado de la empresa municipal de transportes, trabajará sin camisa. ¡No quiero ni imaginarlo!
Hace años, yo que siempre he sido consumidor de prensa, leía durante el verano (que, como todos sabemos, las noticias no abundan) que la ola de calor que azota el centro de Europa, con temperaturas superiores a los 30º, ha provocado la muerte de 1500 gallinas. Me decía a mí mismo, “ignorantes de la vida” centroeuropeos que 30º es una ola de calor. Pero ahora lo entiendo. No se puede pasar de los 15 a los 30 de golpe, sin ir poquito a poco. Que salga uno por la mañana con una chaqueta porque hace fresquito y luego no sepa que hacer con ella. O al revés, que salga uno en chanclas y bermudas, y luego esté deseando llegar a casa para meter los pies en agua calentita. Eso si tienes suerte, y una tormenta (obviamente, no llevas paraguas) te ha dejado hecho una sopa. En fin, que entiendo a las gallinas, y me solidarizo con ellas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en qué cosas, Urbanidad, vaya tiempo. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a La muerte de las gallinas

  1. Anonymous dijo:

    Entonces me espero a septiembre para ir? No quiero morir como las gallinas. Ni de calor, ni por los efluvios corporales en el tranvía ni que mis ojos soporten la imagen de esos conductores. Mejor con el fresquito, que en septiembre aun hay gitanillas y bambis en bermudas y sin camiseta. Por que no los cambiamos por los conductores? Así se soportaría todo lo demás. Jejeje. Pocoyo

  2. No te preocupes, PocoYo. El calor ha sido un espejismo. Desde anoche ya hemos vuelto a bajar de los 20º, y lluvia y tormenta… ¡un verano fresquito!

  3. zeltia dijo:

    ah y yo, yo entiendo a las gallinas; en galicia pasa lo mismo; me subes de 25ºC y lo paso fatal, mucha humedad en el ambiente y con sólo esos grados, y todo está sofocante y pegajoso.con todo, el sol no te pega en la cabeza de pronto como si te diese un mazazo, como me ocurrió la primera vez que visité Málaga, y se me ocurrió salir "a dar una vuelta" a la hora del vermut!, diosss para regresar a casa iba pegada a las sombras de las casas, como si fuese a desintegrarme al tocarme un rayo de sol…qué mal rato, qué mal rato.¿y qué hace ahí la gente cuando hace mucho calor los findes? se van a un laguito?

  4. Wunderkammer dijo:

    Pobres gallinas. Yo también me solidarizo con ellas.

  5. Zeltia ¡cómo se te ocurre salir a darte un paseo por Málaga al mediodía! Espero, que entre las sombras de las casas hubiera algún bar para hacer un alto en el camino y tomarte algo fresquito. Aquí la gente, pues sí, se va a un lago, o a una piscina. Es muy popular Marianske Odoli (ya hice un entrada en primavera sobre ese paraje), al pantano y a una piscina con agua natural del río (sin cloro, por tanto) que se llama Riviera.Wunder… ¡pobres gallinas y pobres humanos! Aunque he de reconocer que el autobús que iba de Chipiona a Sevilla, o Jerez o Cádiz de hace unos 20 ó 30 años era aún peor que esto… porque allí hace más calor. Fue todo un acontecimiento cuando llegaron los primeros autobuses con aire acondicionado.

  6. vitta dijo:

    Siento lo de la las gallinas, aunque todo el mundo sabe que son poco bastante cuentistas, eh? Y en menos de lo que canta un gallo, te lían un pollo, que se quedan todas fritas. Pero weno, la muerte es algo natural, sino que se lo digan al pulpo Paul, que le quedan escasos meses de vida y contados!!Un fuerte abrazo desde Australia!xoxoxooxox!!!!!!

  7. Vitta, muchas gracias por visitarme desde tan lejos. Se agradece, sobre todo por el cambio horario, el estacional y el de hemisferio.

  8. Tomara que tu viera el calor que hace por tu pueblo, y ahora con el centro peatonal por las noche, te entran ganas de preguntar a "chillio pelao" por donde va la procesión… un saludo y si vienes no te traigas ninguna gallina.

  9. Desde luego, Mamé, una gallina muerta no me voy a llevar. Más que nada porque con todas las vueltas que hay que dar para llegar a Chipiona desde Brno, no valdría ni para un puchero la pobre.No sabía que habían peatonalizado el pueblo…¡cómo cambian las cosas, Virgen de Regla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s