Esculturas y relojes

Algunas obras del “Plan Č”, afortunadamente, van llegando a su fin. O se vislumbra, que ya es algo. Česká sigue intransitable. Aunque una parte ya está abierta al tráfico de tranvías, en otra uno arriesga la vida al cruzar. Y supongo que los comerciantes estarán que trinan porque para entrar en ellos hay que cruzar una zanja a través de una pasarela de madera… más bien inestable.
Además de mejorar o rehabilitar el saneamiento de esta parte de la ciudad, exactamente no sé qué han hecho, han aprovechado la oportunidad para embellecerla un poco. ¿Y que es una plaza sin una estatua? Nada, no es nada. Con la intención de darle más prestancia, y que el sufrimiento pasado por los ciudadanos tengan una recompensa más visible, han llenado las zonas rehabilitadas de estatuas. Bueno, dos estatuas, porque son dos las zonas terminadas.
La primera está casi en Malinovského náměstí, donde confluyen las calles Jánská y Kobližná (que nadie diga que no doy detalles). Y son cuatro bombillas. ¡Menos mal que tiene placa explicativa! Resulta que es un homenaje a Thomas Alva Edison. ¿Y por qué un homenaje a ese insigne americano aquí tan lejos? No es sólo porque los checos sean muy pro-americanos. No. Esta ciudad, en sus buenos tiempos, también marcó sus hitos: tuvo el primer teatro con iluminación eléctrica de Europa. La inauguración fue por todo lo alto, incluso T.A. Edison, muy comercial él, vino a ella. El teatro en cuestión es el que se ve al fondo.
La segunda está en la calle Rašínova, entre las calles Solniční y Joštova. ¿Qué es eso? Bueno está claro que es un ser humano asexuado levantando una caja. ¿Qué carajo es eso, Dios mío de mi alma? No tiene placa por ningún lado, sólo lo que he supuesto que es el nombre del escultor, pero sin dirección, ni email ni teléfono para preguntarle. Está enfrente del Palacio de Justicia, pero por más que la he mirado y remirado, no le veo relación ni con la justicia ni con la equidad. Parece más una escultura de los tiempos oscuros de esta república, dedicada a los trabajadores y esas cosas que tanto le gustaba al comunismo. Tampoco es una fuente, aunque tiene pretensiones. Para levantar la caja, el humanoide se ayuda por un chorro de agua. O el diseñador no es buen ingeniero, o los obreros hicieron una chapuza: el agua chorrea por todo alrededor del pie de la escultura… para los niños es una delicia, claro.
Por último, el más polémico. Llevan todo el verano construyéndolo. Está en la ya por todos conocida, náměstí Svobody. Nadie sabía qué era. Yo me asomé a las obras varias veces, desde que era sólo un agujero, hasta que no se sabía lo que era. En las vallas que lo rodeaban había fotos del proceso de construcción, porque allí sólo iban a montarlo. Es un reloj. Sí, un reloj. A pesar de su aspecto y forma no es un artilugio para hacer más llevaderas las noches de soledad. Hace referencia a una bala. ¿Y por qué? Pues esta ciudad tiene también sus leyendas, faltaría más. Hace muchísimos años, Brno fue sitiada por las hordas suecas, un largo asedio. El ejército sueco estaba ya tan harto de la resistencia brunense, que se pusieron un límite temporal: las doce del mediodía del día siguiente. Los checos, que ya entonces gustaban de la ley del mínimo esfuerzo, ingeniosamente adelantaron en una hora el reloj que debía marcar el fin de asedio. Y así a las 11 del mediodía del día siguiente se libraron del invasor. En el nuevo reloj tampoco hay placa, ni en checo ni en ningún idioma. Ni para explicar como c. se sabe la hora. Porque como se aprecia en la foto, un reloj con su manecillas y sus números no es. ¡Qué conceptuales son estos centroeuropeos, Virgen de Regla! Y claro, la gente, yo entre ellos, nos volvemos locos, y miramos por los agujeros, y hacia arriba, y desde otra perspectiva. Pero nada, por más que miremos el reloj de pulsera y luego a la bala no hay manera de encontrar la relación. Encima, la parte superior está siempre en movimiento, con los cual despista aún más. ¡Yo no sé qué vamos a hacer con estos checos, la verdad!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en qué cosas. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Esculturas y relojes

  1. Anonimo dijo:

    JAJAJJJA. Te superas. Cada vez me divierto más. Yo quiero verte mirando el reloj. Me quedé con ganas de verlo acabado. QUIERO IR YAAAAAAAAAAAAAAAAAAa.

    Pocoyo

    • Ni está, ni se le espera dijo:

      Bueno, yo he visto el agujero, los andamios y las vallas muchas veces. Y me he asomado otras cuantas… pero aún no he mirado como lo hace la chica en la foto. No he dicho que el reloj hace algo a las 11 de la mañana, creo que bajan unas bolas de cristal o algo así…¿pero por donde bajan?
      No te preocupes, con lo que ha costado el reloj, no creo que lo quiten en muuuuuucho tiempo. Y encima es de granito ¡sudafricano! con el hermoso granito que tenemos en Galicia.

  2. zeltia dijo:

    Si, si, el granito de Porriño 🙂
    oye, me ha encantado este post, nos cuentas leyendas, historias y curiosidades, con fotos, como debe ser y además, simpático [me he fiado en las interrogantes de la foto de la fuente]. Efectivamente la fuente parece un poco chapuza [como fuente] y extraña.
    Aunque para estraño, el reloj con forma de misil.
    A ver cuando “te” terminan la plaza!

    • Ni está, ni se le espera dijo:

      Sí, al final me he aficionado a poner fotos en las entradas. Aunque siempre diré que no es un blog LOGSE, con lo cual, el contenido escrito es lo importante 😉
      Pues la escultura-fuente al parecer, y según he leído en una web para emigrantes en Brno, es una alegoría a la justicia… que yo no entiendo. ¡Virgen de Regla, qué conceptuales son estos centroeuropeos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s