El dragón

No he explicado hasta ahora la razón de la foto que encabeza este blog. No es por simple estética, porque me parezca bonita o porque yo sea un gran fotógrafo. Hay una razón más allá de éstas. El dragón, creo que lo he comentado ya, está en el patio del Ayuntamiento Nuevo, y es simplemente decorativo. Aunque pueda parecer que tiene utilidad práctica, no es así; ni da sombra, ni reconduce el agua de lluvia ni nada. Encima, solo hay uno, en una de las esquinas del patio. ¿Y por qué está ese dragón solitario allí encaramado sin razón aparente? ¡Ay, mis fieles lectores! Pues por una leyenda de esta mi ciudad putativa. Un dragón tenía atemorizada a la población, en los tiempos en los que la ciudad era aún más pequeña que el casco histórico actual. Nadie podía con él. Hasta que un buen día apareció un carnicero que además de muy valiente era muy ingenioso. Atrajo al dragón con un cebo de cal viva, y evidentemente el dragón murió. La población a partir de ese instante pudo dormir tranquila, y dejar a los niños jugar en la calle. No sabemos si el carnicero despiezó al dragón y lo convirtió en unos buenos chorizos, morcillas, chicharrones, filetes o sacó su buena manteca . Probablemente no fue así, porque en el Ayuntamiento Viejo está colgado lo que dicen que es el dragón pero que en realidad es un cocodrilo. Lo extraño del asunto es que el homenaje lo tiene el dragón, es decir, el malo de la historia, no el carnicero que es el bueno. Las leyendas de dragones molestos es bastante frecuente en el mundo mundial. Sin ir más lejos, es sobradamente conocida la historia de San Jorge; y más cerca aún, en Cracovia, en el monte donde está el castillo, también habitaba un dragón, que fue eliminado de la faz de la Tierra por uno de los reyes. A Jorge lo hicieron santo, y al cracoviano lo mató un rey. Al de aquí lo mató un pobre carnicero que encima ni lo hicieron santo ni le dieron título nobiliario. Si es que siempre ha habido clases.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inclasificable, tradiciones. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El dragón

  1. Anonimo dijo:

    Dragones y mazmorras. JEJEEJJE.

    • Ni está, ni se le espera dijo:

      Pues la verdad que el dragón está un poco lejos de las mazmorras, que estaban en el castillo de Spilberk… ¡pero eso es otra historia!

  2. Wunderkammer dijo:

    ¡¡¡Jajaja, muy bueno!!! Me ha encantado la historia del dragón de Brno pero sobre todo cómo la cuentas tú.

    • Ni está, ni se le espera dijo:

      Gracias, Wunderk. La historia es curiosa, tanto por el dragón como por su asesino, que del pobre hombre que arriesgó su vida nadie se acuerda. Y sobre todo, siempre es interesante conocer las leyendas de los lugares en los que uno habita, aunque muchas de ellas se repitan en lugares dispares.
      Una cosa es cierta: ni chorizo ni morcilla hizo el carnicero… ¡por aquí no saben qué es eso!

  3. zeltia dijo:

    me gusta mucho conocer las leyendas de los distintos lugares.
    ese “ayuntamiento nuevo” con su dragón, parece un edificio realmente chulo.

    • Ni está, ni se le espera dijo:

      El Ayuntamiento Nuevo está muy bien, a pesar de la fuente central en honor a los trabajadores. Es el mismo edificio donde fuimos a ver la exposición de fotografía del mundo, y por dentro es aún más bonito que el patio donde está el dragón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s