¡Un técnico, por favor!

Sigo confiando en que algún día mi casero me envíe un técnico cuando le digo que algo no funciona en el minipiso. Cuando vino a cobrar el mes pasado le dije que la calefacción no funcionaba bien, y eso es algo básico en esta república. Abro la puerta, y lo veo con el recibo en la mano y con la otra dispuesta a recoger las coronas. Le digo “nefunguje” señalando el radiador que está junto a la puerta. Le hago pasar, y señalando cada uno de ellos le iba diciendo “nefunguje” o “funguje” en función de que funcionara o no. Es que la calefacción se había vuelto loca, o autónoma, porque funcionaba cuando quería. Yo creía que era cuestión del termostato, así que me bajé de internet las instrucciones en inglés (no las encontré en español y mira que busqué) y estuve toqueteando todos los botones siguiendo al pie de la letra lo que el manual decía. Pero nada, ella hacía lo que quería. Unas veces funcionaba y otras veces no.
A raíz de ese despliegue de “nefunguje” y “funguje” el se dirigió al cuarto de baño donde, al parecer, está el asunto de la calefacción y se puso a mirar. Daba paseos del cuarto de baño al termostato, mirando, tocando y pensando. Yo ya tenía preparadas las instrucciones en checo y Google Translator preparados, pero con la lejana ilusión de que me dijera que iba a avisar a un técnico para que viniera a echarle un vistazo. No fue eso lo que me dijo, sino que necesitaba unas herramientas y que iba a ir por ellas. Fue y volvió con refuerzos: la señora. Y con su amperímetro, claro. Después de mucho probar e indicar a la señora que tocara los radiadores para ver si funcionaban, ¡encontró la avería! La pieza que controla el termostato no funcionaba, estaba rota, así que la tendría que cambiar. Para que no pasara frío, me la dejó puesta de tal manera que la tenía que regular a través de los radiadores. Quedamos en que el lunes volvería con la pieza nueva a ponerla. Y así fue, y me preguntó si yo la había tocado. Por supuesto lo negué, aunque en mis investigaciones previas yo la había toqueteado todo lo que pude, porque estaba caliente, y algo me hacía suponer que alguna relación tenía con la calefacción. Pero esto jamás lo reconoceré delante de él.
Unas semanas antes me había arreglado el portero automático, que no habría la puerta. Nunca había funcionado, la verdad, pero como tengo tan pocas visitas, no le había prestado atención. Así que un día se presentó con su inseparable amperímetro. Yo esperaba que diera parte a la comunidad, y que ésta se encargara de la reparación. No sé muy bien como funcionan aquí las comunidades de vecinos, pero debe ser algo similar en todos sitios, digo yo. Además, la avería podía estar en cualquier parte del recorrido de los cables, o incluso en la puerta. Pues nada, él estaba dispuesto a solucionar el problema. Todo sea por ahorrarse unas coronas. Y la arregló. Yo, cuando vi que desmontaba el portero entero y empezaba a sacar cables no confiaba mucho en que fuera capaz. Pero sí, lo fue. La chapa que hace contacto con el botón estaba suelta. Por supuesto, para comprobar que funcionaba subió y bajó varias veces, mientras yo pulsaba el botón para abrir. No he comprobado si aún funciona, porque no he tenido visitas desde entonces.
Por cierto, he deducido que la señora también trabaja en la empresa municipal de transportes porque el día de la calefacción llevaba el uniforme. ¿Se conocerían de antes? ¿Surgió el amor en un trolebús?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en casero y hogar, Google. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Un técnico, por favor!

  1. Anónimo dijo:

    “nefunguje” y “funguje” . Tuviste que practicar mucho? Jejejeje.
    Trabajando en la misma empresa lo mas normal es se ciño vieran allí. Pero quien sabe, lo mismo se conocieron por internet. No seria la primera vez no?

    • Ni está, ni se le espera dijo:

      “Funguje” siempre me ha sonado a “furula”.
      O se conocían de antes y alguno de ellos colocó al otro en la misma empresa, tampoco serían los únicos. Lo que sí sabemos es que es ella la que manda, y la niña que tienen lleva calcetines de mariquitas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s