Carreteras secundarias


Este blog a veces parece más una paleta de colores que mis andanzas de caballero andante a lomos de un Fabia. El naranja que me alegra, el azul sorprendente, el verde que me rodea, el gris que todo lo impregna. Ahora toca el amarillo, el amarillo intenso de los campos de colza.
Ayer hizo un día como los de invierno en Chipiona. Nublado, amenazando lluvia, con viento frío. Hoy sin embargo, ha amanecido todo lo contrario: un Sol radiante. Así, que ni corto ni perezoso, despierto ya por los rayos de Sol que a las 7 de la mañana entraban por mi ventana, me he plantado en la piscina y me he hecho unos largos acompañado por la tercera edad.
Como por detrás de las colinas de Brno se veían nubes que prometían estropear el día, me he montado en el Fabia, bien pertrechado de cámara de fotos y de ánimo, y me he ido en busca del amarillo.
Sin temor de Dios, he cogido carretera p´alante en dirección a Olomouc. Bueno, eso lo descubrí después, cuando vi las señales para coger la autovía. “¡Ay, mira dónde está el Penny Market!” me dije a mí mismo. Es que recibo publicidad en mi buzón de esa tienda, y yo me preguntaba por qué si en mis alrededores no hay ninguno. Pues sí lo hay, lo que ocurre es que aún no me había aventurado por esos lares. Con la satisfacción del misterio resuelto, continué mi camino hasta dejar totalmente atrás Brno y darme de bruces con la primera mancha amarrilla entre el verde. Me metí por el primer camino que ví a la izquierda, con la intención de aparcar el Fabia y hacer unas fotillos. Al fondo del camino había una loma, con unos árboles, que tenía buena pinta. Bueno, pues hice las fotos correspondientes, me llené los zapatos de barro y me dirigí a la loma. ¡Oh, sorpresa! Resultó que es el sitio desde donde Napoleón dirigía sus tropas en la batalla de Austerlitz. Allí, siguiendo la moda actual, hay una especie de placa de bronce con la representación esquemática de la batalla. Lo malo era que el camino se terminaba allí, así que me tuve que dar media vuelta y seguir por otras carreteras secundarias. Hoy parece que es el día de los caminos sin salida, porque me metí por otro buscando más campos amarillos que terminaba en un pueblo. Pero después del pueblo no había ni carretera ni nada. Me hice un poco de lío, porque quería llegar a una ermita que divisé en lo alto de una loma, pero no hubo manera. Eso sí, he descubierto los pueblecitos de esta zona.
Es impresionante cuando uno mira estos campos, ahora en primavera, y ve esas manchas amarillas de un color intenso entre el verde del resto de los cultivos. Siempre me han gustado las carreteras secundarias, mejor que las autovías. A través de ellas uno descubre lugares y paisajes que de otra forma se perdería. Las autovías son impersonales. En las carreteras secundarias siempre tiene uno la posibilidad de que lo pare la policía y darle un poco de emoción a la excursión.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Turismo. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Carreteras secundarias

  1. Maite dijo:

    O que te pare la policía y te explique más rutas apara recorrer en ese magnífico fabia de color naranja. O puedes ver una especie desconocida de vaca, o encontrarte con una plantación de plantas… aromáticas usadas en distintos menesteres.
    O….más aventuras que le pongan a uno la piel de gallina, conocer gente abierta, tal cual los colores de la primavera….

    • Ni está, ni se le espera dijo:

      ¡Ojalá fuera así! Que la policía me indicara nuevas rutas o lugares por descubrir y que la gente fuera abierta. Lamentablemente la gente de esta república (y la policía es gente) no son así. Además, yo soy como los gitanos, que huyo de la Guardia Civil… Es el paisaje y los pueblos lo que hacen impresionante esta república, y un Fabia naranja.

  2. mianmase dijo:

    No se como lo haces, pero siempre encuentras los sitios importantes. Espero que las fotos las podamos ver pronto en carretera e-50. O colgadas por las paredes de tu piso.
    Un beso.

    • Ni está, ni se le espera dijo:

      Debe ser por el GPS que llevo integrado de serie, como las palomas, ya sabes. Fue un experimento divino que salió muy bien. Luego lo repitió con BridgetJones, con idénticos resultados. No sé si lo implantará de serie definitivamente en todos.
      Las fotos, bueno, no hay muchas. Y el amarillo me parece apagado en comparación a como es en realidad. Así que me temo que se quedarán en el iMac.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s