Futuro incierto


¿Qué fue de las gitanillas del año pasado que nunca más se supo en este insigne blog? Será la pregunta que alguno de mis fieles seguidores se hará. Pues fallecieron. Seguí las instrucciones que vía telemática me dio PocoYo, o séase, podarlas dejando un poco de tallo, no más allá de 10 cm y meterlas al cálido refugio del interior, lejos de la calefacción. Teniendo en cuenta las dimensiones del mini-piso, lo de lejos es un concepto relativo. Al pie de la letra, las seguí al pie de la letra. Pero creo que entraron al calorcito interior un poco tarde. Las pobres sufrieron alguna tempranera helada. Pero eso no me ha impedido tenerlas todo el crudo y difícil invierno en el suelo, decorando a su manera lo que hace veces de separación de la cocina y el resto. Hace ya tiempo que deberían tener algunos brotes, pero no ha sido. Los visitantes clandestinos que me dejó como herencia en septiembre PocoYo ya se han ido, y las gitanillas no daban señales de vida, a pesar de haber vuelto a su localización original.
Así que no he tenido más remedio que sustituirlas, con todo el dolor de mi corazón. Esta tarde, vestido para la ocasión (a mi estilo urban boy: camisa naranja y pantalón de lino) me he plantado en el vivero vecino y he comprado cuatro macetas de gitanillas, ya con algunas flores. Espero haberlo hecho bien, porque con las prisas de que mi vecina no me sorprendiera plantando más matojos, he realizado el trasplante con bastante rapidez.
Tienen un futuro incierto, siento decirlo. Los bojes y resto de matojos sobreviven a duras penas. Como yo en esta república. Que también tengo un futuro incierto. Cada vez estoy más convencido de que la etapa checa ha terminado y va siendo hora de volver al hogar, a entender lo que la gente va hablando cuando te cruzas con ellas, a pedir refresco de limón para el cubata, a ventanas con persianas, a que a las 5 de la mañana aún sea de noche. Pero claro, la cosa está como está. De posibilidades de buscarse la vida en la madre patria, me refiero. Si dificultades tuve cuando llegué aquí, aún más dificultades estoy teniendo para volver ¡quién lo iba a decir! Pero uno no desiste, lo último es rendirse. Sí, va siendo hora de coger la carretera E-50 de vuelta…¡el Fabia ya se sabe el camino!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inclasificable, qué cosas. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Futuro incierto

  1. mianmase dijo:

    VUELVE!!! Brno te echará de menos. Pero los que te queremos lo celebraremos. Y BridgetJones vendrá a su tierra madre con todo el gusto del mundo.

    Un beso.

  2. Bridget dijo:

    No me jodas…Y a que BridgetJones y tierra madre se refiere el comentario??? que me voy perdiendo…

    • ni está, ni se le espera dijo:

      ¡Qué lucha, qué lucha! Que esa BridgetJones es la más española de las eslovacas ¡Virgen de Regla!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s