Intrusa o emigrante despistada

Esta república defendía el oro, pero al final se ha tenido que conformar con el bronce. Esto lo he investigado después de escribir la entrada.

El futuro como jardinero para este que os cuenta, es tan incierto como su futuro en esta república. Que los matojos tienen nueva compañía, joven y dispuesta, ya lo sabéis. De las cuatro gitanillas que compré, una aún no tenía ninguna flor ni ningún capullo reventón que permitiera adivinar el color. Y claro, yo que rebusqué entre todas las gitanillas del vivero, a pesar de la indumentaria, no pensé que alguna pudiera ser diferente. Supongo que en el cartelito donde indicaba que eran gitanillas y su precio, también indicaría el color; pero no llevaba el diccionario. No es sólo el color. Su aspecto general es diferente, parece más compacta; y las hojas más recias, y de un verde un poco más oscuro. Lo del color no es tan importante, porque siempre se puede buscar una combinación que quede bien, pero me temo que al crecer y hacerse cada vez más frondosa (la esperanza es lo último que se pierde) la diferencia sea demasiado grande respecto de las otras. Creo que no es una gitanilla.
El Sol que hará que mis matojos continúen su línea ascendente es el mismo que hace que los checos se tiren a la calle, los parques y como locos se dediquen al deporte al aire libre. Deporte de fin de semana, me refiero. Pero aún así se consideran muy deportistas. No es esto lo que me ha sorprendido porque a fin de cuentas también es un principio universal. Lo que me ha llamado la atención es la petanca. Sí, la petanca. Y esto viene a cuento porque el otro día, en el jardín del primer piso de mi bloque había dos muchachos jugando. Como eran sólo dos, no daban abasto en ir a recoger las bolas, porque prácticamente no había a nadie a quien esperar que tirara las suyas. Es bastante normal encontrar en un parque a un grupo de amiguetes, cerveza en mano, esperando que su competidor tire. No son sólo jubilados, que es lo que yo estaba acostumbrado a ver, sino también jóvenes. Enfrente de la salida del edificio en que trabajo, en los jardines, hay dos “campos” de petanca, y algunos compañeros juegan. Aunque no sé por qué me sorprende que lo practiquen jóvenes, la petanca es uno de los deportes oficiales en los Juegos Mediterráneos, y supongo que no participarán jubilados.
La verdadera pasión deportiva de los checos es el hockey sobre hielo. Hace poco ha sido el mundial, que se ha celebrado en la república hermana, que fue descalificada en octavos (no sé si serán octavos, pero vamos, nada más empezar). Los checos iban muy bien, a pesar de las maldiciones de BridgetJones, que ha seguido el campeonato con pasión. Hay una razón para esa animadversión. En todas las separaciones a alguien le toca perder, y cuando un país se separa en dos no iba ser menos. La selección checoslovaca estaba en el grupo de cabeza, grupo en el que permaneció República Checa al separarse. Pero Eslovaquia no, los pobres pasaron a la cola, y tuvieron que ir escalando puestos año tras año hasta recuperar lo perdido. Consideran que esta república les hizo una jugarreta. “Estoy viendo Rusia-Canadá, o Finlandia-R Checa, o Bielorrusia-Suiza, o Letonia-Suecia” me decía BridgetJones a través de feisbuc. Como veis, todos países muy calentitos, que evocan palmeras, merengue y mojitos.
El orgullo patrio se notaba en las calles. Discretos, sosos e indolentes como siempre, a lo más que se han atrevido ha sido a poner banderitas en la antena de algunos coches. Eso sí, como en todo el mundo mundial, he oído los gritos de alegría cuando el equipo nacional metía un gol. Al final no sé cómo ha quedado esta república en el mundial, porque banderas en los balcones no he visto, ni gente bañándose en la fuente de Náměstí Svobody. Claro que ellos están acostumbrados a ganar, son potencia mundial en hockey.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inclasificable. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Intrusa o emigrante despistada

  1. mianmase dijo:

    JEJEJEJ. Necesito fotos de la emigrante despistada. No has dado más detalles y sabes que eso es lo mejor. Detalles. Que uno necesita saciar el espíritu cotilla también. jejej

    Un beso.

    • Ni está, ni se le espera dijo:

      Nononono, detalles los mínimos. Lo importante de la entrada no es la intrusa, sino el deporte. Fíjate en el deporte, anda.
      Para cotilleos…¡Corazón de primavera!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s