Y tocaron las campanas


Para ver el vídeo pinchar aquí


“Eres el mejor” “¡Qué va! Pero si me dicen un sitio para visitar… ¡yo voy!” Eso era a la vuelta de Křtiny, por aquella carretera terciaria. “¿Sabes? El otro día estuve echándole un vistazo al blog, y no hemos parado en estos casi tres años” “Pero tú has estado en más sitios que yo” “No que va, lo que ocurre es que yo he repetido, con las visitas de PocoYo”.
Lo prometido es deuda, y al primer sábado o domingo que hemos coincidido los dos, allí nos hemos plantado, a ver la basílica de Santini. Yo de nuevo, y ella por primera vez. Como era sábado había más gente, no mucha, pero sí más gente. Sobre todo grupos de católicos en peregrinación: ellas con sus batas fresquitas y ellos con sus pantalones de pinzas, y algún joven con su guitarra. Es que hacía un día de morirse las gallinas; el Fabia marcaba 34,5 grados… ¡toda una ola de calor! Yo iba con pantalón largo, por aquello de respetar lugar sacro. Pero BridgetJones iba medio en cueros, enseñando todas sus piernas y hombros, oportunidad para enseñarle el refrán “lo que se vayan a comer los gusanos…”
No pude aparcar donde lo hice la otra vez porque estaba ocupado, así que tuve que improvisar, y justo al lado había otro aparcamiento, prácticamente desolado. Sólo un pobre señor con su esposa, hijo y coche azul que vieron el cielo abierto cuando aparecimos. Porque en cuanto nos bajamos, empezaron a hablar, él con las pinzas en la mano. El coche no le arrancaba, y parecía que se había quedado sin batería. Eso les pasa por echar el día en el monte… aunque como llevaban las bicicletas en la baca, no tenían problemas de transporte ¡digo yo! El caso es que querían ayuda, y yo no tenía muchas ganas de prestarla, un poco por desconfianza todo sea dicho. Así que mi cara era un poema. Pero accedí. Puse el Fabia junto al suyo, que era un Peugeot azul…¡un coche francés, a quién se le ocurre! “Abre el capó”, me tradujo BridgetJones. “Uy, pues yo no sé cómo se abre” dije yo tocando por todos sitios debajo del volante. “No tengo ni idea de cómo se abre”. Ella me miraba sin dar crédito a mi ignorancia. Así que el señor se metió en el coche y empezó también a toquetear, a un lado y a otro… pero nada, tampoco supo. Hasta que yo, que no sólo encuentro todos los sitios, di con la palanca. Dicho sea de paso, está bien a la mano. “Es que como me robaron las instrucciones del coche… hace casi 3 años…” me excusé. Pero no hay excusa posible, lo sé. Nada, pues a hacer el apaño. Nada, que no arranca. Una y otra vez. “Pues podían haber hecho como se ha hecho siempre, empujar el coche cuesta abajo, en primera. Así lo hemos hecho toda la vida” esto lo dije con una sonrisa, claro. El señor, para mi consuelo, desistió y pensó en buscar a alguien que supiera de mecánica algo más que yo y que él. Allí lo dejamos, y nos fuimos a nuestras cosas que es pasearnos con nuestras cámaras en la mano cual japoneses.
“Aún quedan 20 minutos, nos da tiempo a tomarnos algo” “Sí, porque tenemos que ir a las campanas” dijo ella. “Buenooo, no es necesario que estemos al lado, se oirán desde lejos” dije yo. Nos dio tiempo a tomarnos una Kofola yo, y una cosa que no sé que es, ella. “¡Ah! que me he dejado la cartera en casa” “No pasa nada, te invito” “Eso no es lo malo, lo peor es que no llevo ni carné de conducir ni de identidad… soy como un inmigrante cualquiera” “¿Hemos venido sin carné de conducir? ¡Virgen de Regla!” Y también volvimos sin carné de conducir y sin temor de la policía.
Por cierto, el concierto de campanas empezó a las 18:06, como correspondía. Parte del concierto se puede apreciar en el vídeo de alta definición que ilustra esta entrada.
Como todo el que conozca del maravilloso mundo de las campanas sabrá, cada una de ellas tiene nombre, y unas características especiales y únicas, proporcionadas por el grosor, la técnica del “campanero”, el tamaño, etc. Junto a las campanas hay un cartel en el que explica las características de cada una de las 20 campanas. Interesante, la verdad.
De la basílica no voy a comentar nada, para eso ya está otra entrada reciente. Pero hay un par de detalles que me han llamado la atención esta vez. El primero de ellos, en el patio de las campanas: no sólo que los bojes estén mucho mejores que los míos (que los pobres van cogiendo un color amarronado), sino que los soportales que lo rodean están llenos de aspidistras, verdes y hermosas ellas. No sabía que por aquí se daban también y tan bien desarrolladas. Por supuesto a años luz de las que tiene PocoYo en su patio, pero bastante dignas. El segundo detalle en realidad ya lo había observado en otras iglesias: los bancos tienen cojines. Sí, cojines para estar más cómodos. Yo no recuerdo haber visto eso antes, al menos en las iglesias que más he frecuentado. No debe ser por el frío, porque son de madera (los bancos, no los cojines, claro). Tal vez sea porque como dice BridgetJones, aquí las misas duran casi una hora, no media como en España. Es que cuando estuvo en Mallorca llevó a su madre a misa; no se enteró de nada mi futura madre adoptiva, pero cumplió con los preceptos de su fe.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Adios vida disipada, Gente de aqui, qué cosas, Turismo. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Y tocaron las campanas

  1. Bridget dijo:

    Jajajaa, pos yo le dije a mi mama que la misa en Mallorca era una experiencia, casi como nuestros antepasados tenian al escucharla en latin…Por esto basta que tarde media horita, como era en un idioma medio sagrado, jajaja 🙂

    • Ni está, ni se le espera dijo:

      Si es que eres una lianta… lo que me faltaba por oir ¡un idioma medio sagrado! ¡Virgen santísima de Regla!

  2. mianmase dijo:

    JAJAJAJa. Que bueno. Me gusta que vayas ilustrando mas gráficamente tus entradas, aunque ya de por si han ido enriqueciéndose con los diálogos y descripciones. Gracias por darle publicidad a mis aspidistras. Me gusta seguir apareciendo en tus entradas.

    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s