Empieza la temporada


El tranvía iba lleno de gente. Inusual a esa hora del día y ese día de la semana. No era porque hubiera partido de hockey, porque nadie llevaba bufandas del Kometa HC. Pero lo que me extrañó más es la cantidad de gente que había en Hlavní Nádraží y en Masarykova. Si no fuera porque estamos en noviembre, diría que era la Noche de los Museos. La explicación es simple: se inauguraba el mercadillo de Navidad en Náměstí Svobody y en Zelný trh. A esa hora, en torno a las 6 de la tarde, lo que más abundaban eran bambis y familias completas (quiero decir, padre, madre e hijos de corta edad, algunos de tan corta edad que iban en el carrito). Yo iba a trabajar, así que no me pude entretener, pero me prometí a mí mismo que el domingo yo a eso no faltaba. Y así fue. Quedé con Tracio y unos compañeros suyos, BridgetJones estaba en casa examinándose del carné de conducir. Al final sólo acudimos Tracio, un alemán trotamundos y yo. Y, en principio no fuimos al mercadillo. Mi gozo en un pozo. Quedamos en uno de los bares de la plaza porque según ellos hacía mucho frío. Si llevaran calzoncillos largos como yo, no dirían eso. Pero yo no me quedaba sin medovina, faltaría más. Así que a eso de las 9 de la noche, convencí a Tracio de que nos tomáramos una, por aquello de la inauguración de la temporada navideña. Ya estaban casi todos los puestos cerrados, y sólo quedaban algunos jóvenes y no tan jóvenes borrachos como cubas. Pero encontramos uno en el que aún vendían medovina, que por cierto, el tabernero hablaba español. Sigo teniendo cara de español, porque aunque con Tracio hablaba en inglés, el tabernero me dijo “setenta coronas”, como suena, en español.
Este año hay menos puestos en Náměstí Svobody aunque yo diría que los mismos en Zelný trh. No faltan los puestos de medovina y svařák, de salchichas y carnes asadas, de trdelník y de turrón (turecký med)… ¿y dónde están los churros? No hay, este año no hay churros ¡una tragedia! No sé si Tracio conocerá los churros con chocolate, pero desde luego para BridgetJones y para mí va a ser difícil soportar la desaparición completa de Churrolé.
Bueno, pues con esta breve reseña queda inaugurada la temporada de los calzoncillos largos ¡qué calentitas las piernas!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Navidad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Empieza la temporada

  1. Pepe dijo:

    ¡Qué buena república para el colesterol! NO te traigas los calconcillos esos aquí, que te vas a cocer (confesión: el año pasado, cuando íbamos a ir a verte, estuve a punto de comprarme unos, menos mal que lo dejé para última hora).

    • Ni está, ni se le espera dijo:

      Sisisi esta república es el sitio ideal para que los niveles de colesterol se disparen. Aunque se compensan un poco con los tiritones esperando el tranvía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s