Engaño

La foto es del año pasado, cuando estuvimos la otra vez. Desde allí podemos contemplar las mejores vista de Brno.Estaba yo sentado tan felizmente junto al ventanal del mini-piso, disfrutando de un rato de lectura y sumergiéndome en aquellos tiempos en que Checoslovaquia era uno de los centros del espionaje mundial. Disfrutando también de los recién llegados rayos de sol. Totalmente como lo que soy, un hombre de mediana edad. Repentinamente se nubló, algo que no me extrañó porque llevamos unos días de característico tiempo centroeuropeo: cielo gris casi negro, fresquito y poca luz a pesar del cambio de hora. Y algún chubasco repentino.
Por aquello de descansar mis ya cansado ojos, miro sin mirar a la calle, sin intención de ver nada concreto. Cual fue mi sorpresa al ver que… ¡caían copos! Sí, como lo leen. Nevando el 1 de abril. Es verdad que no es una nevada, ni si quiera una ligera nevada. Si no que ha sido algo así como para demostrar que esto es centroeuropa, no Andalucía. Menos mal que ayer, que ya hacía bastante fresquito (tanto que hemos tenido que volver a sacar el gorro y la budanda que ya habíamos guardado bien limpios en lo hondo del armario), tuve la precaución de privar a las gitanillas del aire puro, y ponerlas de nuevo en el alféizar interior del ventanal. Y seguir, de esta manera, con el engaño al que las he tenido sometidas durante todo el invierno: a 23,5º que es a lo que tengo puesta la calefacción. ¡Ellas encantadas en su eterna primavera!
Creíamos que había llegado, pero aún sigue asomando el hocico por una esquina. A la primavera me refiero. Y por eso, porque creíamos que la primavera había llegado, hace un par de semana que BridgetJones y yo inauguramos la temporada. “Hace un día estupendo, ¿dónde vamos a ir?” fue su mensaje. “Ahora mismo acabo de llegar a la piscina, luego te llamo” Pero no me contestaba. Yo creía que era porque no conocía el número (llamaba desde el corporativo), pero no, era porque estaba plantando sus plantas nuevas para su nuevo piso. Parece que alguna, igual que el hámster, no resistió la mudanza. Una vez que se decidió a contestarme, acordamos ir a Velká Klajdovka, y quedamos en Dělnický Dům porque yo juraba y perjuraba que desde allí salía el autobús que cogimos la otra vez: 45 o 58. Llevávamos un rato esperando al 45, ya nos habíamos dado cuenta de que el 58 no llevaba a Velká Klajdovka, hablando de nuestras cosas tan animadamente, y la gente subiendo y bajando de los diferentes autobuses y único tranvía que allí paraban. “Tarda mucho el 45 ¿no?” “Pues cuando te esperaba paró uno” contesté yo. Fui a mirar cuándo pasaba el siguiente, porque había ya más de media hora que estábamos los dos allí sentados al solecito como el que está en un parque. “Pues a las 14:18 debería pasar uno” Lo que pasó fue la hora, pero no el autobús. “Qué raro” dijimos y pensamos los dos. Por supuesto, en cuanto un autobús asomaba su hocico por Otakara Ševčíka los dos volvíamos la cabeza, sin parar de hablar. “Bonico, que los domingos no hay 45” dijo ella una vez que hizo la comprobación, mirándome con cara de reproche e incredulidad. “Mira, el horario de días laborables, y el de días laborables de vacaciones. Sábados y domingos no hay”. Yo vi dos columnas de horarios, y supuse que la segunda era la de los sábados, domingos y fiestas de guardar. Ella, cuando yo lo miré, confió ciegamente en mí. Ciertamente, estas cosas no nos deberían pasar ya, a estas alturas de nuestra vida de emigrantes. Así que tuvimos que recalcular la ruta, y los dos nos encaminamos a Stará Osada, porque yo volvía a asegurar que el autobús salía desde allí. Ella, de nuevo, confió en mí. Pero esta vez estaba en lo cierto y desde allí partía, grácil, el número 78. En fín, que fue una tarde memorable, como su inicio vaticinaba.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Imprevistos, Turismo, vaya tiempo. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s