Derecho al pataleo

Yo creía que tenía la mente nublada porque era muy temprano y aún estaría dormido. Ya sabemos, el calorcito del tranvía no ayuda a despertarse. Era la segunda vez que aquella infernal máquina me decía lo mismo: “The PIN entered is not correct”. Pero en un momento de lucidez me di cuenta de que no era culpa mía, sino de la tarjeta diabólica.
La había perdido semanas atrás, y hasta ese momento no tuve la nueva tarjeta, con la misma foto de la catedral de Praga al atardecer y mi nombre incorrectamente impreso (I. Garcia). El día de su desaparición di cuenta del hecho, llamando al número que en la página web del banco encontré. “Yo no hablo inglés, señor” me dijo el chico que atendió la llamada después de al menos un minuto de mensajes grabados en checo, en un perfectísimo inglés. Silencio después de eso. “¿Hola?” dije yo, temiendo agotar el crédito del teléfono en silencios. “Le he dicho que no hablo inglés” respondió él, en el mismo correctísimo inglés. En vistas de que él no estaba dispuesto a cortar la llamada de silencios, lo hice yo. Así que busqué otro número de teléfono en el que me pudieran atender en el idioma de la Pérfida Albión. Y lo encontré. De nuevo un chico. “Bloquear la tarjeta no tiene ningún gasto para usted, señor, pero emitir una nueva tiene un coste de 200 kc que se cargarán en su cuenta ¿se la solicito? La puede recoger en su oficina en 7 días laborales”. Ante mí más de una semana sin acceso rápido al efectivo: era sábado. Y yo con menos de 200 kc en el bolsillo. Y BridgetJones en su pueblo. Pero Segismundo siempre acude en mi socorro en estas situaciones de falta de liquidez (no es la primera vez) y me invitó a cenar el domingo, cuando las existencias comibles en el mini-frigo tocaban a su fin. El lunes ya podría sacar algo de dinero en la oficina que hay frente al trabajo, en la hora de la comida. ¡Iluso de mí! ¡Ellos también estaban comiendo! Esta vez fue BridgetJones, ya regresada, la que acudió en mi socorro y me invitó a comer comida vegetariana y macrobiótica.
Los 7 días laborales llegaban a su fin, y no recibía notificación del endiablado banco. Así que les escribí un correo preguntando por la presencia o no de mi tarjeta. “Sí, su tarjeta está aquí, caballero. Puede pasar a recogerla cuando quiera”. Eso hice, esa misma tarde me personé en mi oficina. A mi pregunta sobre el PIN, la chica me dijo que era el mismo que tenía hasta entonces. Y yo, ingenuo de mí, confié ciegamente en ella. Eso sí, me entregó junto con la tarjeta una funda de falso terciopelo y un directorio breve con los teléfonos de emergencia. Confiado, no hice ninguna comprobación al salir, en el cajero de la entrada. Y este fue el gran error. Como tenía suficiente efectivo, no reparé en el asunto. Pero llegó el momento en que se agotó y tuve que hacer uso de la recién impresa tarjeta, tan mona ella, con sus tonos anaranjados. Y como decía al principio, el cajero se empeñaba en decirme que el PIN era erróneo.
Me puse en contacto con la oficina, vía correo electrónico. Como la señora que los recibe no habla apenas inglés, que al menos pueda usar el traductor de Gúguel. Puse en su conocimiento los hechos, a lo que ella me respondió “el nuevo PIN ha sido enviado a la calle Methaunova” “¿Cómo? ¿No es el mismo que tenía, según me dijo su compañera? ¿Como envían el PIN a una dirección en la que no vivo desde hace más de tres años, si ya en su momento la cambié?” “Es la que figura en nuestra base de datos”
Yo empezaba a ponerme nervioso y a cabrearme. “Necesito el PIN ya, porque no ha sido culpa mía. Su compañera me informó erróneamente y su base de datos no está debidamente actualizada” “Tengo que solicitar uno nuevo y tardará 7 días laborales”
Mi cabreo iba en aumento. “¿Cómo que no puede generar un nuevo PIN y dármelo en el instante? No hay nada físico que imprimir. Quiero el nuevo PIN ya” Empecé a hacer uso de todo el vocabulario de guerra en inglés que me sabía, y alguno nuevo que busqué. “Tenemos tres opciones, caballero: 1. Puede ir a nuestra Sede Central en Praga y allí le dan el PIN en el momento. 2. Se lo puedo pedir y esperar 7 días laborales. 3. Sacar dinero en caja y pedirlo en el mismo momento” “Ante todo decirle que yo no tengo nada en contra de usted, sino contra los estúpidos y absurdos procedimientos de su empresa. La primera opción, obviamente, no tiene sentido. Por cierto, a pesar de pagar religiosamente todas las comisiones que me cargan por cualquier cosa, el servicio prestado por su empresa depende del lugar donde se reside; si estuviera en Praga tendría el PIN al instante. Las restantes opciones suponen esperar 7 días laborales ¿verdad? Quiero que una vez tenga el PIN, me devuelvan todas las comisiones pagadas por sacar efectivo en ventanilla, desde el momento en que la tarjeta fue bloqueada” “Sí, caballero, tarda 7 días. Le acabo de solicitar el nuevo PIN. Cuando venga a recogerlo, puede hablar con mi jefa y su agente bancario” “¿Quienes son esos? A mí nunca se me ha presentado nadie en el banco. Espero que hablen inglés, no estoy dispuesto a malgastar mi tiempo” “Sí, señor, mi jefe habla inglés. Que tenga un buen día”
“Odio este tipo de problemas” me dijo Emergencias cuando se lo conté. “Ya, pues imagínatelo siendo extranjero y sin hablar el idioma local” “Si necesitas traducción o cualquier tipo de ayuda, dímelo” “Muchas gracias, lo tendré en cuenta, pero después de 3 años y medio en esta república, he aprendido a sobrevivir a esta situaciones y otras peores” “Imagino”.
En esta república también existe el derecho al pataleo, según acabo de descubrir. He protestado, voy a seguir protestando, pero mi PIN no lo tendré hasta dentro de 7 días laborales…

Actualización el 20/04/2012
¡El PIN está listo para que lo recoja en la oficina! Iré esta tarde, a ver qué me encuentro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en qué cosas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s