Un manojo de llaves

Si no me entero es porque no quiero, porque hasta está marcado en fosforito

Otro cartelito. Pero esta vez no en la puerta del mini-piso, sino en la puerta de entrada al bloque y en el espejo del ascensor. Como en todo el mundo mundial. ¿En qué comunidad no ponen los carteles de interés para los vecinos en el espejo del ascensor? Aquí no íbamos a ser menos. Lo malo del asunto es que mis progresos en esta lengua cruel no van a la velocidad adecuada, y claro, de todo el cartel lo único que entendí, así a la primera y sin más ayuda que mi imaginación, fue čtvrtek y klíčů, que significan a bote pronto, jueves y llaves. Imaginé que a partir de las 6 de la tarde, cada vecino debía estar en su casa. “Oye, que tenemos que cancelar la clase de hoy. A las 6 de la tarde tengo que estar en casa, que cambian la puerta” le dije a PanUčitel, para que el pobre no se quedara esperando. Dieron las 6 y media y llaman al timbre. Una señora de mediana edad con una lista y una jovencita portando una caja de cartón marrón. “Ne, ne, Robert” le dije yo cuando me enseñó un nombre de la lista que yo, aun sin gafas y en checo, fui capaz de leer. “Ano” afirmé cuando encontró en la lista el nombre de mi casero. Estampé mi firma y la chica metió la mano en la caja y me entregó un par de llaves.
Yo, ordenado para mis cosas como soy, acto seguido quité la llave antigua del llavero y puse la nueva, por cierto más grande y más incómoda. Pero la llave no abre en ningún sitio. Yo esperaba encontrarme un operario checo a las 6 de la tarde, supervisado por CareTaker y la señora de la empresa de administración de fincas urbanas. Pero allí no pasó nada. “Bueno, la cambiarán luego” pensé. Aunque pensé ir a la piscina, al final me pudo la desidia y la oscuridad y no salí de casa en todo lo que quedaba de día.
A la mañana siguiente, despejado uno después de un sueño reparador que hace que la mente funcione como debe, pensé que mejor me llevaba también la llave antigua… por si acaso. Pues no la habían cambiado, la llave vieja seguía abriendo la puerta de la calle. “Pues será la de la habitación de la basura” pensé, aunque esa la cambiaron no hace mucho. Así que por la tarde probé. No; ni tampoco abría la puerta por donde entran los basureros.
De momento, siguen funcionando las llaves que tenía antes del jueves. Y mi llavero cada vez tiene más llaves, con lo poco que a mí me gusta eso. Y sigo sin saber qué puerta abre la nueva, pero yo la llevo siempre no vaya a ser que cambien el bombín de la puerta de entrada y para qué queremos más.
Antes de esta incógnita de la llave, la prohibición terminó. La ley seca ya es historia. Es que como últimamente actualizo poco, pues pasan estas cosas: las noticias se quedan antiguas. De todas formas, yo tampoco he estado muy al tanto de cuál ha sido la solución al enigma, y al problema. Por lo que sé, el alcohol que se puede ya vender es nuevo, con un nuevo precinto de garantía. El que aún se conservaba en los almacenes de mayoristas y minoristas, deben pasar unos análisis, y si es apto para el consumo, se autoriza su venta con el nuevo precinto de garantía. De esta forma, todo ha vuelto a la normalidad: la gente alternando la cerveza con chupitos de vodka o cualquier otra bebida similar. Y también ha llegado el otoño, con más días malos que buenos, pero con la espectacularidad de siempre. Esta república, que cada día me gusta más. ¡Virgen de Regla, qué cosas tiene uno que admitir con la edad!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en qué cosas. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un manojo de llaves

  1. Tuonela dijo:

    jajajaja no te preocupes, yo tengo que confesarte que a mí ésta también cada vez me gusta más. Sobre todo desde que el otro día robaron una radio y unos paquetes de café en la caravana de campaña electoral de los Auténticos Finlandeses. Qué estilazo, copón.

    Necesito el desenlace de “qué abren estas llaves, Matarile, rile, rile…”.

    Brrrrrrrrrrr… nnnno 😀

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s