Formación continua

La señora, la policía y yo

La señora, la policía y yo

La callecita al mini-piso

La callecita al mini-piso

No es ninguna novedad que en esta república he aprendido muchas cosas. Cosas que la mayoría de las veces jamás pensé que tendría que aprender. No sólo eso, que ni siquiera sabía que eran posibles. Pero la única manera de sobrevivir es aplicando a rajatabla el refrán “allá donde fueres, haz lo que vieres”.

Hace mucho tiempo, creo recordar que fue la primavera pasada, vino BridgetJones una mañana cabreadísima, echando sapos y culebras por la boca. La razón de semejante enfado era 200 kc: la policía la había multado por cruzar a pie una calle con el semáforo en rojo para peatones, cuando no había ningún vehículo a la vista, ni a la izquierda ni a la derecha. “¡Y decían que lo hacían por mi bien!” decía ella muy airada. “Pues se podían haber limitado a advertirte de que peligra tu integridad física” fueron mis inestimables palabras de ánimo. “Pues no, y allí mismo que las tuve que pagar”. Desde ese momento, tanto ella como yo cuando voy con ella, miramos a izquierda, a derecha, al frente y detrás si hay peligro. Es decir, si se ve algún policía por algún lado. Pero cuando hay mucho tráfico, o mucha gente en los alrededores, y es difícil distinguir si hay policía o no, nos portamos con urbaniada y cruzamos por el paso de peatones y con el semáforo en verde.

Para mí, eso quedó simplemente en una anécdota más que se había producido por una remota casualidad, y en una manera peculiar de cruzar las calles cuando estamos juntos. Sin embargo, un domingo por la mañana se demostró que aquel suceso no era un caso infrecuente y menos aún aislado. Estaba yo tan ricamente en Stará Osada esperando el trolebús que me llevaría a la piscina. Stará Osada estaba prácticamente vacío (como todo el mundo sabe, los fines de semana Brno es casi una ciudad fantasma) a excepción de un servidor, alguna que otra alma descarriada y una pareja de la policía municipal. Una de esas veces que uno mira alrededor sin ver lo que está mirando, veo una señora en la mediana de la calle Svatoklupova (véase imagen 1) que tiene dos carriles en cada sentido. Al rato, en otra de esas miradas sin ver, la señora ya ha cruzado y está en mi acera. De pronto, la pareja de policías se acerca a ella y una de ellas empieza a hablarle. Yo no oía nada, pero da igual, no lo iba a entender. De todas formas, me imaginé lo que estaba ocurriendo. Esperaba, en esta ingenuidad que me caracteriza, que se trataría sólo de una amonestación y un “no lo haga más, señora”. Sobre todo por la diferencia de edad entre las policías y la señora, que debía rondar sus 65 años. Pero no, una de las policías sacó su libreta de multas, y la señora su DNI y su dinero. No sé en qué quedó el asunto, la señora se resistía a pagar, pero mi trolebús llegó y me marché.

La verdad es que la policía tenía razón, al menos en amonestar a la señora. Por sus andares, la señora no estaba para una carrera rápida en caso de que hubiera aparecido algún coche repentinamente, ni parecía que tuviera los reflejos muy despiertos. Lo que no entiendo es cómo las policías vieron a la señora, porque desde donde ellas estaban no se aprecia bien la calle del delito. Se ve que aquella mañana tenían hambre sancionadora y los sentidos en guardia.

Si la señora no tiene temor de Dios ni de la policía, yo tampoco empiezo a tenerlo a pesar de que la policía tuvo en el pasado una fijación enfermiza con este pobre emigrante. La parada del autobús que me devuelve de la piscina, y la misma donde para el nocturno, está justo enfrente de la callecita que tengo que coger para entrar en el mini-piso (véase imagen 2). El paso de peatones está mucho más allá, incluso después de la parada del autobús en el otro sentido. Así que yo, desde que el mundo es mundo, cruzo por donde no debería. Desde hace un tiempo, miro concienzudamente a un lado y a otro no sólo por los coches, sino por la policía. Lo malo es que hay muchos setos y vegetaciones varias por allí, por lo que es probable que me la tapen. Desde entonces, también llevo 200 kc en plan fondo de garantía de mi libertad. Lo que no sé es si merece más la pena caminar un poquito o vivir con el corazón en un puño.

Actualización:
BridgetJones, tan precisa como siempre, aclara que “bonico!!! Que a mi me multaron 500 coronas!!! el maximo, segun decian, eran 2000, pero a mi “solo” me multaron con 500!!!” Resulta que 200 kc no son suficientes para garantizar mi libertad. ¡Qué lucha, qué lucha!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en qué cosas. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Formación continua

  1. Anónimo dijo:

    Plas plas plas!!!

    Ahí te quería yo ver.

    Esto son contenidos de calidad en todos los sentidos. Con sus fotos y gráficos.
    Me quito el gorro con orejas de gato (lo siento, no tengo sombreros).

    No soy mucho de cruzar en rojo, más, pero tampoco mucho, de cruzar por donde no se debe. Así que si me dices que ponen multas, antes que vivir en tensión, dejaría de cruzar estas 3-4 veces mal. A mi novio tendríamos que atarle los cordones de un zapato con el otro, pero bueno, si se salta los semáforos cuando están en verde oscuro, no le importará hacerlo como peatón.

    De todos modos (yo también gugleo), ¿eso son 7 euros? Bueno, 18 si el que desinforma eres tú. No es demasiado demasiadísimo, ¿verdad? Aquí, si se estilase multar por algo así, sería algo así como el correspondiente a un 30-40% del sueldo mínimo.

    Por un momento he pensado que Stará Osada era un nombre inventado para casar con la señora intrépida, pero como tengo amplios conocimientos del idioma chesky, sé que no xD

    PD: ¿¿¿Ofrecerás fotos de la señora intrépida igual que se las ofreciste a tu anónimo comentador del bambi???
    PPD: Eso sí, no se cómo sería la señora, pero yo odio a esa gente que no puede ni con sus rodillas y cruza en verde oscuro, o con el semáforo cerrado, o por donde no debe, ¿en serio no ven que no llegan?
    PPPD: Odio esos pasos de peatones que hay cada mil metros y que están estratégicamente mal colocados para ir al super, a la panadería, volver desde la parada del bus y similares. Y por eso propongo botón en el lateral del blog para recolectar dinero de los fanses para pagar las multas que le pongan al autoestopista.
    PPPPD: Yo voy a poner uno para que me compren cucharas (este finde me ha comprado mi padre cuatro, ¡en palmitas te tienen!).
    PPPPPD: La del tesco y la de tus problemas con la policía en el pasado, ¡quiero una batallita!

    • Te cedo los controles del blog. Es todo tuyo desde este mismo instante. ¡El comentario es más largo que la entrada! ¡Virgen Santísima de Regla! Estoy por declararme en huelga de responder y quedar como el maleducado que soy. Pero bueno, intentaré engañar al personal y quedar como que hice caso de las enseñanzas de mi madre.
      Sí, 500 kc son unos 20 euros. Algo menos porque este gobierno ha devaluado la corona, y me ha fastidiado las cuentas rápidas. Con lo fácil que era antes: 1 euro, 15 coronas. Dividías el precio en coronas por 4, le quitabas un cero y listo. Pero ya no, ahora hay que usar la calculadora. 500 coronas es un dinerito aquí, no te creas. Se pueden hacer muchas cosas con ellas. ¿Ya no te acuerdas de tu viaje a Praga a comprar chicharrones? Que te costarían como mucho 100 coronas. De entonces te viene el dominio del hezky cesky 🙂 Pero vamos, que Stará Osada no tiene nada que ver con señora intrépida, aunque le vendría muy bien ese nombre.
      Por desgracia para el mundo mundial, que se ha perdido un gran reportaje gráfico, no hay fotos de la buena osada. Ni de la policía, ni de nada. ¡Iba a la piscina, y no estaba preparado para contingencias!
      Mis problemas con la policía checa están debidamente documentados en los inicios de este ilustre blog, referente mundial de la vida en esta república. Fue cruzar la frontera, unos metros más allá, y ya me paró un policía. Yo entonces no sabía como eran estos republicanos, pero el señor se empeñó en hablar en alemán cuando a todas luces yo no lo era y tampoco lo hablaba. Ni entonces, ni ahora. Del Tesco mejor no hablar. Morirá conmigo.

  2. Paula dijo:

    Uy, he comentado como Anónimo sin querer xDDD Digamos que ya estaban introducidos los datos y no los cambié.

    Ajajá… así que la de los comentarios anónimos no era la, sino lo, ¡¡el taster!! Lo hemos cazado. Hemos hecho un buen trabajo en equipo, ¡somos geniales! ¡Le hemos pillado!

    El taster se desquiciaba conmigo en Praga, me daba un cálculo orientativo (bastante aproximado, por cierto) y yo me empeñaba en hacerlo exacto. Esto fue el primer día, yo ya cuando llevo 4 horas de vacaciones me vuelvo toloca y me da igual todo, saco billetes que no sé que significan y a gastar. Para eso trabajo el resto del año, córcholis (coño queda feo).

    A ver, que yo hace siglos solo visité un par de veces tu blog porque la finlandesa te hizo la pelota por un viaje a Praga o por un bizcocho, no recuerdo. Y lo cierto es que no me leí todas y cada una de las entradas. Ahora me lo vas a echar en cara. Pero oye, que muchas veces pinchaba en el Ni Está de Cardamomoland, y te leía, pero ya sabes que soy tímida, y no comentaba, porque tampoco soy muy de hablar.

    PD: Total, que estoy yo para intentar liarla, si siempre se lo digo a mi novio (que es el mismo que el taster, claro), cuando me sugiere hacer algo malvado.
    PPD: Que una vez el profesor dijo que dejaba copiar, y no tuve narices.
    PPPD: No es coña, abandonó el aula, la gente sacó los apuntes, y yo no era capaz. Lo más, mirar los de la de al lado.

    • Por supuesto que lo echo en cara. Y ti y al pintado, al taster incluso a pesar de que soy fan incondicional y se lo perdono todo. Porque para eso me lo he currado e hice la versión para Kindle y para epub. Este bloj no tiene feisbuc ni tuiter, pero tiene una edición para e-book 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s