¡Adiós, Fabia, adiós!

El insigne Fabia

Como se ve, zona ideal para peatones

Como se ve, zona ideal para peatones

“¡Con lo bien que nos lo ha hecho pasar!” dijo BridgetJones cuando, comiendo, le enseñé la foto del Fabia montado en el camión, listo para su inmerecido retorno. Como en toda relación, que el último año sea malo no tiene que hacer olvidar que antes hubo muchos buenos. Y sí, el Fabia nos ha hecho pasar muy buenos momentos, aunque el último año sólo nos ha dado disgustos.

Recibí una llamada por la mañana, de Polonia. “Uich, ¿quién será?” pensé. “Soy el transportista del Skoda Fabia, a la 1 estoy ahí.” “Bonica, que me acaban de llamar para llevarse el Fabia. Me voy” le dije a BridgetJones. “¿Y con quién voy a comer yo ahora?” fue su solidaria respuesta. Así que le dije a mi jefe, al tanto de la surrealista situación del Fabia, que lo recogían hoy y que me marchaba. Me deseó suerte.

“En 20 minutos estoy allí” fue lo que me dijo el camionero, cuando ya eran casi las 2 de la tarde. Y yo sin comer a esa intempestiva hora (recuérdense mis niveles de chequismo), queriendo evitar que el camión se plantara delante de mi puerta y yo con el plato en la mesa. Pero los 20 minutos pasaron y el camión no daba señales de vida. Una nueva llamada:

– El camión es muy grande y no puede llegar hasta tu dirección (*). Estoy en la gasolinera OMV en la calle Porgesova

– ¿Dónde? ¿En la autovía?- es lo único que fui capaz de contestar.

– No. A unos 3 km, en la calle Porgesova. ¿Tienes GPS?

– Sí –contesté mintiendo como un bellaco

– Vale, te paso la dirección por mensaje

Y me la envió. Como no tengo GPS (el teléfono valdría, pero no sé cómo usarlo y no era cuestión de experimentar precisamente ese día) miré en mapy.cz y vi que no tenía pérdida: entre Lesná y el centro comercial de Královo Pole. To p´alante y llegué del tirón, sin policía que me entretuviera o inmovilizara el Fabia. Pues allí estaba el camión, con 7 coches Kia y un hueco para el Fabia. 6 blancos y uno gris. El Fabia pasa desapercibido.

Jamás hubiera imaginado la habilidad del buen señor para subir y bajar coches en el camión. Quitó un Kia blanco y subió el Fabia como quien no quiere la cosa, sin salirse un milímetro de los raíles o como se llame eso. Luego subió el Kia marcha atrás con la misma precisión. Eran dos conductores, muy polacos ellos, que en un abrir y cerrar de ojos amarraron el Fabia y el Kia con cintas por encima de las ruedas.

“¿Papeles?” me preguntó el que llevaba la voz cantante una vez yo había firmado el recibo de entrega. “No, me los robaron – dije yo haciendo un gesto ladino con la mano y los dedos- por eso lo tengo que enviar a España”. Menos mal que no quiso saber más, si no aún estoy allí contándole la historia. Una historia que parece que llega al final del volumen II.

Cuando dije que la gasolinera está entre Lesná y Královo Pole, digo entre Lesná y Královo Pole. Una gasolinera en una carretera con dos carriles en cada sentido y su estupenda mediana. Una carretera rodeada por bosque y maleza. Carretera, por tanto sin aceras. El Fabia se lo habían llevado ¿cómo vuelvo yo ahora? No había pensado en esa contingencia. Lo malo es que ya era casi las 3 de la tarde, hora punta en esa carretera, y la opción de cruzar los 4 carriles y la mediana para dar al centro comercial no era una opción viable, so riesgo de sacrificar mi integridad física. Así que tiré por algo parecido a una acera, que en realidad era el hormigón sobre el que se anclan los quitamiedos. Al otro lado, bosque, maleza y pendiente. En fin, que poquito a poco y paso a paso, llegué a donde se nivelaba el terreno aunque no desaparecía la maleza. A través de ella llegué a una acera, que finalmente me llevó a la parada del tranvía. ¡Y yo sin comer todavía!


(*): En realidad, el camión sí debía caber. Frente al mini-piso hay un concesionario de Ford y yo veo camiones similares descargando coches. Esto es lo que hablé con el señor que hice el trato del transporte, pero parece que los polacos no querían llegar hasta mi casa.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Imprevistos, qué cosas. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a ¡Adiós, Fabia, adiós!

  1. Paula dijo:

    Oh. No. El compañero que te acompañó a la checa república se ha tomado vacaciones y te ha dejado solo en Brrrrrrrrrrrrno. No quiero pensar si el próximo viaje tienes que traértelo tú, entonces vais a recuperar todo el tiempo perdido. Con creces.

    Yo me llevo mal con earth y maps, supongo que el taster me lo podría explicar (él es super fan, muy de estas cosas que haces tú), pero no veo dónde se aprecia que es tan peatonal que no entre un camión. Y tampoco si es un nóteselaironía, porque ya te digo, se me da mal.

    Y… ¿por qué le dijiste que tenías GPS? Mí no entender.

    PD: Si necesitas hablar con alguien, yo tengo que comer con Bridget para que no esté sola, pero puedes hacerlo con el taster, él te entenderá.
    PPD: Lo pasó tan mal cuando se llevaron su fiestero Ibiza, que antes de dejarles retirarlo, lo tuvo meses (meses no digo un par) en el garage. ¡Cuenta con él!
    PPPD: Joder, qué pena, pero si está nuevecito 😦 Al menos se sentiría la más guapa de la fiesta, teniendo en cuenta a sus acompañantes. ¿¿Cuándo lo recuperarás?? ¿¿Cuándo le darán sus modelitos, digo, papelitos, y pasará la revisión y todas esas cosas? ¿No te sientes un no persona sin coche? Al taster le pasaba…

    * Gracias por la estrellita ilustrativa, ahora lo entiendo todo. No lo veo, pero ahora lo sé.

    • El caso es que el camión sí cabía hasta el mini-piso. O al menos otros camiones similares lo hacen, cargaditos ellos de “Fords”. Pero parece que ellos, o no querían molestarse, o estaban algo perdidos porque la gasolinera en cuestión no es que esté en una de las entradas (o salidas) de la autovía de circunvalación de Brno, que también aquí hay de esas cosas. Tampoco yo sé porqué les dije que sí tenía GPS, la verdad. Es uno de esos momentos que te cojen con las defensas bajas, y uno no sabe lo que dice. En mi fuero interno, esperaba que la gasolinera estuviera a los 3 km que ellos decían.
      Aún no sé que va a pasar con el Fabia una vez tenga su documentación en regla, y deje de ser un inmigrante sin papeles ni derecho a nada (a pagar sí: seguro, impuesto de circulación…). Si me lo vuelvo a traer, nos pondremos al día por el camino, que es largo y tortuoso. Prometo no hacerlo con el trayecto impreso de Via Michelin 🙂
      Si yo ya eran fan del taster, ahora aún lo soy muuuuuucho más. ¡No dejaba ir al Ibiza por amor! Lo entiendo perfectamente, yo miraba lujuriosamente al Fabia desde el balcón del mini-piso, y lo veía al pobre allí abandonado, sin poder moverse, con lo que él ha sido. Ojalá toda esta pesadilla acabe pronto, pero mejor no pensar en plazos… ¡todos los que yo había pensado me los he sobrepasado con creces!

  2. Paula dijo:

    Bueno, sí, supongo que es cuando a mí mi jefe me dice: “¿Te importa ponerte un rato a ordenar correspondencia?”. Y le digo: “No”.

    Espera, no es lo mismo, tú sí tenías opción a decir que no, y yo… ¡no!

    Al lío, ayer le pregunté al taster. No quise venir aquí y decirte que el coche estuvo más de un año en el garaje por pena, porque no quería parecer andaluz. ¿He dicho andaluz? Perdón, perdón, quería decir exagerada.
    Pero me confirmó que el coche estuvo un año y medio en el garaje.
    Sí, no quería ni usarlo para el plan PIVE porque quería conservarlo.

    Así que, nuevamente, te ofrezco todo su apoyo, si necesitas un hombro sobre el que llorar y no eres muy bajito, ¡¡llámanos!!

    PD: Sé políticamente correcta, que ahora la vas a tener… No uses gentilicios ¡nunca! Los carga el diablo.
    PPD: Si me lo vuelvo a traer, un condicional, ¿en serio no lo tienes claro? ¡¡Con la de sitios a los que te puede llevar!! Si yo viviera en la checa, rodeada de tantas fronteras, cada fin de semana me iría a hacer la compra a un país diferente. El taster vendría conmigo encantado, y nos lo pasaríamos genial horas y horas por los distintos supermercados internacionales del mundo mundial que rodea a la checa.
    PPPD: Yo sigo más bien viendo algo de colores, pero vale, aceptamos oreja.

  3. Tuonela dijo:

    Bueno, bueno, bueno… qué me estás contando? El Fabia de ruta sin ti? No me lo puedo creer 😦 Qué capítulo tan importante me había perdido… ahora me vuelvo a fustigar otro rato.

    Entiendo lo del GPS y de hecho pienso que los que no tenían GPS eran ellos, porque:

    1. Habrían llegado hasta tu casa.
    2. Te habrían enviado las coordenadas, que para la dirección no hacen falta milongas

    Y te soltaron el rollito ese de las anchuras. Porque claro, transportitas polacos perdidos pierden todo el respeto. Así que sólo les pagaste con la misma moneda 😛

    Por cierto, qué habla esta de andaluces? Y qué dice del taster? Patriarca tiene una Vespa inservible desde hace 20 años en el patio y nadie se ha quejado. Qué poca cuerda, madre mía. El caso es criticarlo al pobre hombre. Yo lo de mi padre lo veo como una inversión. Si la hubiese vendido hace 20 años le habrían dado un mojón de pato por ella. Ahora, esperamos otros 30 y qué? La subastamos en Harrod’s.

    P.d.: He cumplido con una promesa, el helado se me derretía por no haber esperado lo suficiente, pero el día tiene 24 horas y yo llegué justo antes de que la carroza se convirtiera en calabaza.

    • Pues sí, Tuonela, sí. Solito me ha dejado en esta república mi compañero de tantos sinsabores. Se ha hartado de la vida de emigrante, aunque en su caso no lo era tanto: nació aquí, aunque se empadronó allí.
      Yo de los polacos me lo espero todo. Conozco a varios y uno se puede esperar cualquier cosa de ellos, la verdad. Son así, que se les va a hacer, y así hay que quererlos. Yo también pensé que estaban perdidos, o que no querían llegar hasta el mini-piso con mega-aparcamiento. Pero no era cuestión de ponerse a discutir con lo que teníamos entre manos.
      A Esa menor no hacerle caso 🙂 Yo estoy contigo. La Vespa azul de tu padre es una joya a la que hay que adorar. En las próximas vacaciones, te quiero en el patio montando el altarcito. Por cierto, si tu padre o la familia en cónclave decide venderla, avísame. El transporte internacional de vehículos por carretera ya no tiene misterios para mí 🙂

  4. Noema dijo:

    Yo me he estado intentando poner al día yendo de post en post hasta comprender lo del Fabia (claro, como me he metido aquí prácticamente de voyeur es lo que tiene…). En fin, que vaya aventuras y lo viajao que va a estar ese coche. ¿De veras hay que enviarlo al país de origen si pierdes la documentación? Pues vaya trajín. Eso sí, sales ganando una road movie para la vuelta. No pasarás en su día por Sajonia, ¿no?

    • Pues así es. Hay que enviar el vehículo a España para pasar la ITV, que te den la tarjeta técnica y con ella ir a Tráfico para que te den un duplicado del resto. Normalmente, si el vehículo tiene seguro español, se hace cargo del traslado (según la póliza que tengas contratada). Pero yo tengo seguro checo, aunque el coche está aún matriculado en España. Así que me ha tocado mover Roma con Santiago hasta que lo he puesto en Chipiona.
      Amenazo con pasarme por Sajonia. No te voy a decir la fecha exacta para que no me pongas como excusa un viaje repentino 🙂 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s