El crimen del mes de mayo*

Marineritos

Nota: Esta entrada debería corresponder a finales de mayo, pero entre una cosa y otra, se quedó guardada como borrador.

En los lejanos tiempos en los que yo iba a la piscina entresemana por las mañanas, los lunes coincidía con el Ejército de Tierra y los martes con el Ejército del Aire. En mi ingenuidad, esperaba coincidir con la Armada, a cuyos miembros es a los que más les merece la pena aprender a nadar, los miércoles. En un momento de lucidez, comprendí que aquí no hay Armada porque carece de sentido tenerla en un país donde no hay mar.

Ahora, cuando mi chequismo es tan preocupante que empleo los fines de semana en hacer deporte (aún no he llegado al nivel de llevar sandalias con calcetines y comer knedlíky con todo) no coincido con ninguno de los dos ejércitos con que cuenta esta república, pero sí en el autobús con la gente que va a misa de 10. Porque yo voy temprano a nadar, siempre he sido muy mañanero.

El domingo, a eso de las 9 y media me monto en el autobús que a esas horas de un domingo iba completamente vacío. En la siguiente parada se montaron una señora y el que yo supuse que era su hijo, en torno a los 10 años. Ambos bien vestidos, en blanco y negro. El niño con una vela en la mano y rebosante de alegría y excitación. Él debía ser el protagonista, porque la señora le permitió picar el billete por sí mismo, y sentarse donde más deseara. En la siguiente parada, una antes de la iglesia de los Santos Cirilo y Metodio, subieron algunos más de la misma guisa, y portando velas. Algo importante se iba a celebrar allí. Cuando el autobús llegó a la iglesia, vi que frente a la iglesia había más personas de diferentes edades muy bien vestidos. Los niños con pantalón y chaleco negros y camisa blanca. Las niñas con vestidos blancos. Los hermanos mayores, de traje azul oscuro. Entonces lo comprendí. Sí, efectivamente, era el día de la Primera Comunión. Si los niños hubieran ido vestidos de marineritos, me hubiera dado cuenta antes (uno es un poco lento para algunas cosas). Pero, claro, aquí no Marina de guerra. Ni de la otra. Vamos, ninguna.

¿Y a qué viene esto? Se preguntarán mis queridos y escasos lectores. Pues porque el otro día salió el tema de la religiosidad. Las estadísticas reflejan que esta república es una de las más ateas de Europa. Los checos lo dicen a la menor oportunidad, sobre todo cuando uno dice que es católico, educado en colegio de curas y que en su última infancia y primera adolescencia fue monaguillo. Incluso alguno de ellos defiende ese ateísmo con una pátina de orgullo. El Papa Emérito estaba muy preocupado por eso, cuando hace unos años visitó esta ciudad. El caso es que no es eso lo que mis presbíticos ojos ven: hay primeras comuniones, la gente va a misa los domingos por la mañana (gente de todas las edades, en familia, en pareja, solos, que yo lo veo cada domingo en mi camino a la piscina), asiste a los oficios de Semana Santa. Puede ser cierto que, en general, la sociedad de esta república no sea religiosa. También puede ser que esta Moravia Meridional sean las estribaciones católicas de Eslovaquia y Polonia. O también puede ser que antaño fuera religiosa, allá por los tiempos de la Primera República, y que hayan quedado algunos vestigios como tradición familiar. Pero Brno está lleno de iglesias de diferentes confesiones, incluso mezquita. Y sinagoga.

(*) “El crimen del mes de mayo” es una chirigota del carnaval de Cádiz, de hace muchos años.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Inclasificable. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a El crimen del mes de mayo*

  1. Paula dijo:

    Dios, solo he venido a presionarte para que presionaras a la finesa de palo para publicar, y casi me ha dado grimilla ver a esos niños.

    Gracias por obsequiarnos con un borrador de entrada, sin tachones, eso sí, una maravilla. A entrada por mes, como las buenas familias. Supongo que te costaba confesar que solo vas a la piscina porque hay hombres de las fuerzas (¿son cachas y guapos? ¿o cuadrados armarios con caras de pocos amigos?).

    ¡Qué momento!, ¿no? Todos ahí, en el bus, disfrazados, digo, elegantes, y tú ahí, con las chanclas y las bermudas (es broma, sé que tú vas al gimnasio casual cute).
    Pues yo cuando estuve en la checa pensé que los checos eran bastante religiosos, no me preguntes por qué, si yo solo fui a un par de iglesias, la de San Cirilo y San Metodio (y por motivos históricos, no por la iglesia en sí) y a San Vito (que más que una iglesia, es como Notre Dame, una pasarela para turistas). Pero esa impresión me dio.

    PD: No es que a ti no te eche de menos, el otro día entré a verte xD
    PPD: Si tu web fuera de nivel y tuviera Facebook, no me haría falta pasarme a verlas venir, porque estaríamos informados al momento.
    PPPD: Odio los knedlíky, solo me gustan los nkedlíky dulzíky con cerezíkys fresíkys y demás tipos de postríkys…
    PPPPD: ¿Cuándo dije yo que pudiera ganarme la vida con mi sentido del humor? Si te parece demasiado cutre, me lo tachas…
    PPPPPPPPPPPPD: Odio las chirigotas

    • No, yo iba a la piscina como una adulto responsable que mira por su salud y bienestar físico-emocional. La verdad es que nunca me he sentido tan protegido y seguro que aquellos días en que nadaba con los ejércitos. Si algo me hubiera pasado, allí estaban las Fuerzas Armadas para socorrer a un desvalido emigrante 🙂 En cuando a alegrar la vista, no era para tanto. Ni cachas, ni armarios y oliendo a cuartel. Porque iban en ropa de faena, nada de la ropa de gala.
      ¿Verdad que da esa impresión? Pues ellos dicen que no, pero es que a mí me parece que son religiosos.

      P.D.: No mientas, sé que me tienes completamente olvidado
      P.P.D.: No, este insigne blog no tiene feisbuk. Es de andar por casa, no tan glamuroso como otros que yo me conozco. Pongo en mi perfil personal que hay entrada nueva, por si alguien se despista y le da por pinchar y leerla 🙂
      P.P.P.D.: Yo también, pero vivo aquí. Hay veces que no los puedo evitar. Tanto como odiar no, la verdad es que es un sabor bastante neutro. Rellenos ganan mucho, donde va a parar.
      P.P.P.P.D.: Yo soy una persona tolerante y no tacho nada 🙂 ni borro ni censuro
      NosécuantaspesD: Eso es que no has recibido el curso correspondiente. Esa, por cierto, es muy buena. Del Carapalo.

  2. Paula dijo:

    Garbanzos con pasta. Joder.

    Esta semana lo pruebo, de hecho, a la tarde compro esos raviolis rellenos, va a quedar estupendo con los de pesto o los de queso de cabra.
    Eso sí, yo los garbanzos, después de cocidos, les voy un salteo con un poco de aceite, a fuego bien alto, que crujan.

    PD: Perdón, lo he visto y me ha salido la palabra.
    PPD: Es divertido porque saltan por el aire, y como esa parte de la cocina, la del fuego, la limpia el taster…
    PPPD: Que el resto de la cocina lo limpio yo, ojito con lo que pensamos, pero la vitro la limpia él, porque yo tengo miedo de cargármela con la cuchilla esa, que conózcome,
    PPPPD: Si no el control de tu bloj, al menos me he ganado la sustitución de verano. ¡Va, venga! ¿Qué quieres que te prepare para estas semanas?

  3. Paula dijo:

    Sí, sí, por una vez (u otra) estamos de acuerdo, parecen religiosos.

    PD: Que noooooooo, que sí que te había venido a ver a ti también!!
    PPD: Sabor neutro = No sabe a nada. Pero es un engrudo que infla cosa fina, lo que quieren es que no te termines ese codillaco que está para morirse. Y que digo yo, ¿que para qué quieren que no te lo termines?
    PPPPD: Seguro que se lo venden al McDo.
    PPPPPD: Oye, oye, que lo de los garbanzos con pasta es cosa tuya, no mía. Porque no creo que fuera Bridget Jones la que vio cocinar al Arguiñano. Digo.

    • Si te dijera las cosas que ve BridgetJones en rtve.es, no te lo creerías. Fan número 1 de Cuéntame, de Isabel, de Los misterios de Laura… y hace ya tiempo, me recomendó Guante Blanco. La vi, claro.
      No había caído en que te referías a la receta de “No me digas que es fácil”. Me sonrojo solo de pensar que tú le has echado un vistazo a ese recetario de andar por casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s