Como un jabato

Que se conoce internacionalmente por su nombre francés "vignette".

Que se conoce internacionalmente por su nombre francés “vignette”.

No pensaba escribir una crónica sobre el regreso del Fabia a esta república. Sí, el Fabia ya ha dejado de ser alegal. Pero al final he cambiado de opinión. Y como ya he comentado alguna vez en alguna de las 200 y pico entradas que este blog ya tiene, encontrar un título digno es complicado. No es el caso de ésta porque 3000 kilómetros a lomos de un Fabia dan para mucho. Quiera uno o no quiera.

Podría haberla titulado “Viajante de comercio”, en honor a esos impenitentes trabajadores que se recorrían los pueblos de España de tienda en tienda y de fonda en fonda. En homenaje, además, a esa profesión que tan deliciosos personajes secundarios ha dado a la novela y cine españoles. Viajante de comercio suena añejo, incluso tiene una pátina de romanticismo. No como las palabras actuales, tan frías e impersonales: comerciales o, aún peor, ejecutivo de cuentas. Como ellos, como los viajantes de comercio, me he sentido yo. Sólo me faltaba la maleta con los muestrarios de botones de nácar, peines de carey o cremalleras y ribetes de encaje. Pero no me han faltado las fondas. Nacionales y extranjeras.

Otro título posible era “Fe ciega”. Porque hay que tener mucha fe para confiar ciegamente en un GPS. Este segundo viaje Chipiona-Brno se ha basado en la tecnología. Pero siento decir, que nada más claro y preciso que aquellos folios en los que llevaba impresa la ruta que recomendaba Vía Michelin. Yo es que soy de la antigua escuela, y necesito para ubicarme una visión de conjunto. Saber por qué ciudades tengo que pasar, o cual es la próxima, o hacerme una idea de cuándo cruzaré la frontera. Hasta donde yo sé, eso no es posible con el dichoso GPS que con una agradable voz femenina, te ofrece la ruta a corto plazo. O sea, algo así como los siguientes kilómetros. Y claro, uno no puede elegir por dónde ir una vez que ha seleccionado “vías rápidas” y sin evitar peajes (en Francia son inevitables, ellos son así). Sin embargo, esto tiene la ventaja de la emoción que proporciona la incertidumbre. ¿Qué paisajes contemplarás durante el camino? ¿Qué países no pensados en tu mental e imaginaria composición de la ruta cruzarás? Pues…¡Suiza! Yo veía las señales de las autopistas de peaje francesas que indicaban Genève 30, Genève 20 pero en esta ingenuidad que me caracteriza, pensé que el fabuloso e inteligente GPS pensaba cruzar ese trocito de Suiza que entra en Francia, en cuyo centro se sitúa Ginebra. Pues no. El fabuloso e inteligente GPS me llevó a Ginebra, luego a Lausana, Berna, Zúrich y me hizo entrar en Alemania por Singen camino de Stuttgart (recomiendo mirar un mapa). La verdad es que debe ser más corto. Yo no quería entrar en Suiza, pero no lo pude evitar. Pagué el peaje de la autopista francesa (donde señalaba que Ginebra estaba a tan sólo 5 kilómetros, pero yo, ingenuo de mí, aún creía que la dejaría de lado) y a escasos 300 metros, plaf, la frontera suiza. ¡No, por Suiza no! Me dije a mí mismo y al Fabia, casi con lágrimas en los ojos. La verdad es que no hay ningún motivo racional para no querer pasar por Suiza, un país desarrollado y con unas envidiables infraestructuras viales (doy fe de ello). Pero no había otra opción, llegados a ese punto. O seguías o seguías. En un segundo pensé ¿es territorio Schengen? ¿Me harán control de pasaporte? ¿Me mirarán el Fabia y me harán abrir el maletero? ¡Virgen de Regla, hay que pagar pegatina de autopista! ¡Virgen de Regla! (otra vez) ¡que aquí no hay euros y yo, evidentemente, no llevo encima ningún franco suizo! Tras esos segundos de incertidumbre, caí en la cuenta de que Suiza es territorio Schengen, y aunque la policía de fronteras merodeaba por allí, nadie reparó en el Fabia. En fin, que con todas estas incertidumbres crucé Suiza, casi de noche, con lo cual poco paisaje pude ver y por tanto la visita no cuenta.

El tercer título que se me ocurrió es el que al final he escogido: “como un jabato”. Sí, porque el Fabia se lo merece. Se ha portado como un valiente. ¡Si es que lo tengo que querer! Y no soy el único. Al cruzar la frontera entre Alemania y esta república (por la gran puñeta, a unos 60 km de Pilsen) le envié un mensaje a BridgetJones dándole cuenta de la buena nueva. Su respuesta fue “pues buen viaje, nos vemos mañana, dale un abrazo al Fabia”. El Fabia, y yo con él, llegamos a ese punto después de sufrir la densa circulación por las autopistas alemanas, con muchos carriles pero con más coches y camiones. Y alguna que otra obra, que es que se juntaba todo. Debo decir que los alemanes son muy disciplinados a la hora de conducir. Cumplen las reglas. Todo lo contrario que los checos. La diferencia se nota nada más cruzar la frontera. Mientras que los alemanes esperaban pacientemente que el Fabia adelantara a un camión y guardaban la distancia de seguridad, los checos no. Ellos se pegaban al Fabia y hacían señales para que te quitaras pronto. ¡Cómo me voy a pasar al otro carril si hay un camión articulado de largo especial! ¡Qué lucha, qué lucha! Así, poco a poco, llegué a Brno. Digo poco a poco porque la autopista que une Praga con Brno y sigue hasta Eslovaquia, está en obras, por tramos. Uno de los tramos es el que pasa por Brno, el de las diferentes entradas a la ciudad. Yo opté por coger por el desvío hacia Ostrava, principalmente porque no podía tirar para otro lado: me equivoqué de carril. Pero la Virgen de Regla me protegió una vez más, y el susodicho desvío va a parar a la salida Slatina-Aeropuerto, que es la salida para el mini-piso.

A diferencia de la otra vez, crucé la frontera de esta república sin incidente alguno. No sé cómo se atreven a dejarme pasar así como así. Claro, que para evitar que ningún policía me parara y se empeñara en hablar en alemán conmigo por el simple hecho de ser extranjero, compré la pegatina de la autopista con una duración de 10 días, el mínimo posible. ¡Si es que estoy irreconocible!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Imprevistos, qué cosas. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Como un jabato

  1. Ángeles, Rafael y Pepe dijo:

    nosotros tambien hemos querido al Fabia, en Chipiona ha estado muy mimado.

  2. Paula dijo:

    ¿¿No pensabas escribir una crónica sobre tal hazaña??

    Buah, el taster le haría reportaje fotográfico, crónica, y llamaría al AutoBild.

    Los habituales lectores, seguidores, freaks y demás fauna (¿en qué grupo estoy?) de tu ilustre (!!) bloj, nos merecemos tal historia.
    No me hables de los GPS. Y ya la lías si te gastas una pasta en que venga con el coche, porque lo mismo tiras el dinero, te piden una pasta por las actualizaciones desactualizadas, y unas historias para no dormir que te mueres, que lo sé porque me lo han contado. No, no, no me menciones los de Seat, no me hagas hablar, acabas plantando el Tomtom en el cristal.
    Los de BMW, ah, esos son una maravilla, autoestopista, te animo al cambio de vehículo, con un GPS integrado de BMW te lo pasarías teta.

    Seguro que hemos coincidido en la carretera suiza (y, diría el taster, ¡te hemos meado!). Bueno, vale, es hablar por hablar, si hablamos de probabilidades, ¿podría salir un 0.1%? Y además, hubieras reconocido a Petunia, ¿no?
    De todos modos, te informo de que le puedes decir al gps que no pase por algún sitio, ¡¡melón con ruedas!! Hola, GPS, llévame de Chipiona a la Checa sin pasar por Suiza. Gracias.

    PD: Yo siempre he querido ser viajante, de lo que sea, o viajera, o cualquier cosa relacionada.
    PPD: En una oficina me tienen, con un ratón como única palanca de cambios.
    PPPD: No, no es la oficina de Spam de BMW, aunque lo parezca.
    PPPPD: Ah, el GPS del Seat, cuando le da malfunción (que a veces le pasa), dice puta en vez de ruta, lo tiene todo…
    PPPPPD: No sabía que los checos también tenían viñeta, no solo la tienen, es una horterada en toda regla, vamos con todas sus letras y un par de haches.
    PPPPPPD: Mejor de lo que lo cuidas tú, seguro que en Chipiona no le han hecho transportar lavadoras…

    • A punto he estado de pinchar en el botón “rechazar” para eliminar este comentario. ¡Es más largo que la entrada en sí misma! ¡Y muchas PD! Veo que tu plan para apoderarte de este viajero e intrépido bloj sigue adelante.
      Yo no he usado GPS en mi vida, aparte del que llevo incorporado de serie como las palomas. Bueno, miento, tiempo ha, en los años de MiEx, le regalé una PDA con GPS(eran lo más IN en tecnología en aquellos años) y pasamos un fin de semana largo en Cáceres y Trujillo. Mejor no hablar de las fechorías que hizo el maldito aparato. Y hasta hoy, que me he comprado uno en Alcampo para poner en el cristal. Pero no sé si dormirá el sueño de los injustos en un cajón del mini-piso. Ya veremos.
      Los checos tienen de todo, jamía, incluso pegatinas. Yo me resisto, pero en aras de evitar males mayores, de vez en cuando le pongo una. Lo bueno es que la ITV de aquí (STK se llama) no ponen pegatinas en el cristal, sino en la matrícula que es más discreto. Con las de la autopista, ya tenemos bastante hortera la luna delantera.

      • Paula dijo:

        Uy, sí, nosotros teníamos (bueno, espera, tenemos) un amigo (bueno, espera, es amigo de mi novio, ¡qué leches!) que también tenía una de esas. Y sí, era mega in. Siglos ha la usamos en nuestro viaje por Normandía.

        Aunque tu batallita tiene que ser aún más vieja, porque por aquel entonces, ya creo que empezaba hasta a ser normal comprar el coche con el gps integrado. Lamentable e irreparable error si se trata de cierto felino, ya sabes.

        PD: Es que con eso de que ahora vive en los e-e-u-u, hablo de él en pasado, como si hubiera perdido la vida o vendido su alma, el hombre.
        PPD: Nunca he ido a un Alcampo. ¿Y tienen GPS? ¿Qué es como el Lidl o como el Carrefour?
        PPPD: El otro día estuve viendo Brno, ¡me acordé de ti!
        PPPPD: ¿Pegata de la ITV, aka STK, en la matrícula? Síque son prácticos… No. Sí. No sé. Lo que sea pero la viñeta es más hortera que hortera. Vamos, más bien parece la papeleta de participación en un concurso de decoración de panna cottas horteras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s